George Lucas, Disney y los móviles

La semana pasada el mundo del cine sufrió un terremoto del que aficionados de medio mundo todavía no se han recuperado. En un giro sorprendente, George Lucas vendía Lucas Films a Disney por 4.000 millones de dólares. Star Wars, la criatura de Lucas, pasaba a manos de Mickey Mouse.

Los titulares de la semana los acaparó el anuncio de una nueva entrega numerada para cines de las aventuras galácticas de Star Wars, pero nosotros, frikis como somos, inmediatamente giramos la vista hacia una pequeña parte de Lucas Films: Lucas Arts y su baúl de títulos olvidados. Es curioso que por encima de nombre como X-Wing, las menciones de la semana pasada se centraron en Grim Fandango y Day of The Tentacle. Títulos muy queridos, pero que nadie de los que firmó la venta de Lucas Films sabe siquiera de su existencia.

Lucas Arts ha tenido unos años turbulentos, con cambios de dirección y un rumbo incierto. Desarrollaron internamente las dos partes de Force Unleashed, pero para cuando la segunda parte estaba a punto de llegar a las tiendas ya estaban despidiendo a la mitad de la plantilla. En la actualidad, de cuatro supuestos proyectos sólo uno es público y pinta muy bien: Star Wars 1313. El resto de juegos que han publicado en los últimos años vienen a través de licencias con otros estudios: Lego Star Wars, Kinect Star Wars y Star Wars: The Old Republic.

Con el anuncio de la venta se tocó de pasada el posible futuro de la división de videojuegos. Pese a que se mantendrían los equipos de desarrollo actuales (1313) los juegos de consola se licenciarían mientras que internamente se concentrarían en móviles y redes sociales. Declaraciones que no sentarán nada bien al desarrollo de 1313 y que no terminan de convencerme.

Lucas Arts no ha tenido demasiada presencia en móviles y tabletas. Tenemos las dos entregas de Monkey Island remasterizadas, Star Wars Pit Droids y poco más. THQ lanzó varios títulos , algunos de los cuales ya no están disponibles. El más importante todavía no ha salido y viene de la mano de Rovio: Angry Birds Star Wars. Un juego condenado al éxito, pero que puede ser cosa del pasado si Disney mantiene sus intenciones de desarrollo interno para títulos de móviles.

Tenemos que entender de donde viene Disney en el terreno de videojuegos. Invertir en dar un empujón a los juegos de consola para luego encontrarse con ventas nada buenas. De ello tenemos el cierre de Blackrock y Propagada Studios. pero en terreno móvil han tenido éxitos como “¿Donde está mi agua?” y es el único sector donde han visto crecimiento en los últimos años.

Ya sea por los cantos de sirena del medio o por unas cuentas de resultados en negro en la unidad para móviles, Disney y Lucas van a centrarse en el terreno móvil. Si algo podemos esperar es un mayor número de títulos. Sólo Disney tiene unas 75 aplicaciones para iPhone en estos momentos. Si bien la gran mayoría no tiene la calidad mínima que podemos esperar, hay posibilidades de encontrar títulos decentes en el futuro. Y digo esto no por gritar mis esperanzas para intentar que se cumplan, sino porque su título de más éxito (¿Donde esta mi agua?) es también el de más calidad. Y si saben ver por debajo de los nombres comprobarán que Rovio hace buenos juegos. Que no sólo de nombre viven las franquicias. Y que hay un camino que pueden seguir que lleva de la mano calidad y éxito.

Pero que Lucas no se olvide de los más veteranos. Alguien tiene que quedar allí que le recuerde a Disney lo mucho que queremos los primeros títulos de Lucas Arts. Y más allá de Maniac Mansion yo les pido una remasterización para iPad de los tres títulos que, vergonzosamente (lo admito), no he he jugado: The Dig, Full Throttle y Grim Fandango. Mi ordenador por aquel entonces ya no daba más de sí, pero mi iPad recibirá con gusto nuevas versiones de los títulos de la época dorada de Lucas Arts.


@prisioneropixel

Publicaciones relacionadas

Cerrar