iPod Touch, un quiero y no puedo

Todos podéis identificaros conmigo en aquello que más me molesta de jugar en el móvil. No es la falta de controles físicos como muchos de vosotros podéis estar pensando. No, lo que mas me molesta de jugar en el móvil es que me interrumpa la partida una llamada telefónica. No sólo por la llamada en sí misma (soy un poco gruñón) sino por la interrupción que supone. La ventaja del todo en uno se vuelve un inconveniente. Por eso siempre he mirado con buenos ojos el iPod Touch, pero Apple se empeña en que no me compre uno.

Sobre el papel, el iPod Touch es ideal. Todas las capacidades multimedia del iPhone y compatibilidad con todos los juegos pensados para él. Separar el teléfono del resto del esqueleto. Pero si rascamos un poco la pintura, empiezan a verse imperfecciones. Primero, la potencia capada. Pese a presentarse en fechas cercanas, el iPod de cada año va siempre rebajado con respecto al iPhone. Siempre una generación de procesador por detrás (normalmente el que usaba el iPhone del año anterior) y una cantidad de RAM que suele ser la mitad que la del teléfono.

No sólo en potencia Apple nos escatima, sino también en posibilidades de conexión, lo que constituye el principal talón de Aquiles del iPod Touch. Me refiero a la falta de conectividad 3G, algo que sí ofrece el iPad. Ignoro la causa real pero puedo especular la interferencia de los operadores. En un futuro que deriva hacia la venta de teléfonos que solo necesitarán un plan de datos móviles sin llamadas, meter 3G al iPod supone un acelerador que asusta a las compañías de telefonía.

Pero podemos pensar que la más interesada en no meter 3G en los iPod Touch es la propia Apple. En un mundo donde lo deseado es la conectividad en todo momento, no podemos tener una alternativa atractiva en la forma del iPod por un precio que no llega a la mitad de lo que pagamos por un iPhone nuevo. No se trata del coste de los componentes, sino del margen de beneficios en cada venta que consigue la compañía, ya sea de nuestro bolsillo o subvencionado por la operadora de turno.

Sea cual sea el origen de la resistencia no pierdo la esperanza. Tener un iPod Touch con un plan de datos sería el gadget definitivo. Precio muy inferior a un iPhone y sin la molestia de las llamadas telefónicas, que podría relegar a cualquier terminal a algún cajón de casa. Poder jugar y consultar marcadores, mandar desafíos a amigos y partidas online sin miedo al coitus interruptus que suponen las llamadas. Apple, estoy esperando con los brazos abiertos.

@prisioneropixel

Publicaciones relacionadas

Cerrar