La batalla de las portátiles

La nueva consola de Nintendo, Switch, se estrenaba hace algunas semanas con gran éxito. La propuesta de la Gran N ha conseguido atraer la atención de miles de usuarios en todo el mundo, que no han dudado en hacerse con una máquina híbrida dispuesta a cubrir las necesidades de todo jugador. Además del modo sobremesa, Switch puede desacoplarse del dock para disfrutarse en cualquier parte mediante su vertiente portátil.

Precisamente en este segundo rol es donde parece haber acaparado la mayor de las atenciones, sumándose a Nintendo 3DS en el mercado de las consolas portátiles, en el que aún parece existir una firma competidora que se niega a arrojar la toalla. Es el caso de PlayStation Vita, que parece haber quedado relegada a un segundo plano incluso por parte de la propia Sony, que en los últimos años ha decidido centrarse en el público oriental.

La mayor parte de lanzamientos está claramente destinado a ese sector de los usuarios, mientras el público occidental no ve saciados sus deseos con algunos de los títulos más punteros, que si logran aterrizar en la última consola de sobremesa de la compañía en todas las regiones. En este sentido se ha manifestado uno de los máximos responsable de Sony, Atsushi Morita, en una reciente entrevista.

El presidente de Sony Computer Entertainment en Japón y Asia ha creído oportuno revelar los planes de la multinacional para los próximos meses, en los que intentará recuperar a parte de los jugadores que se han visto desatendidos en los últimos años. No obstante, el objetivo prioritario parece ser el público más joven, precisamente uno de los favoritos de la competencia directa en el sector portátil.

Morita recalcaba, en unas declaraciones a Trendy Nikkei, que desde 2014 han conseguido acercarse a los más pequeños con propuestas como Minecraft, que se ha convertido en toda una referencia en cualquier plataforma. Sin embargo, desde la compañía creen necesario apostar por una nueva IP que consiga el mismo efecto entre los jugadores, ansiosos por sacar rendimiento a la consola.

De este modo, el presidente ha confirmado que Sony desarrollará una franquicia totalmente original en los próximos meses para aumentar, directamente, el número de usuarios jóvenes, que Nintendo le podría arrebatar de ahora en adelante con sus diferentes máquinas. Al fin y al cabo, es justamente esa franja de jugadores la que parece apostar, junto a los más veteranos seguidores, por las consolas de la Gran N.

No solo en lo referente a Switch, que desde el pasado 3 de marzo ha conseguido romper el stock disponible en gran parte del globo, sino mediante la alternativa más económica de Nintendo, la también portátil 3DS. Esta última puede adquirirse por un precio sustancialmente inferior, por lo que ahora parece destinada a cubrir las necesidades de los más pequeños de la casa, que quizás se vean más cómodos con una consola menos exigente y delicada.

En cualquier caso, Nintendo no está dispuesta a conformarse con la disputa del sector portable de la industria del videojuego. En los últimos meses hemos podido comprobar cómo la compañía también ha mostrado gran interés por los dispositivos móviles, para los que ha lanzado diversas propuestas ubicadas en algunas de sus franquicias más populares.

Algunos de los lanzamientos más sonados en este ámbito han sido Fire Emblem Heroes o Pokémon GO, pese a que este último ha sido desarrollado íntegramente por los chicos de Niantic. A diferencia de la distribución estándar de videojuegos, ambos han sido puestos a disposición del usuario de forma totalmente gratuita, asegurando así un amplio número de jugadores desde el primer día.

De este modo, todos los ingresos derivados de los juegos han llegado a las arcas de Nintendo a través de las microtransacciones, una mecánica cada vez más habitual sobre todo en los dispositivos móviles. Sin embargo, la compañía también ha tratado de recaudar de la manera convencional mediante uno de los títulos más sonados del sector en los últimos meses, Super Mario Run.

El videojuego protagonizado por el icónico fontanero de la Gran N ha ofrecido, desde su estreno en terminales iOS, el acceso gratuito a una pequeña parte del contenido para después invitar al desembolso de diez euros y, de este modo, conseguir la versión completa. Pese a haber alcanzado los diez millones de usuarios en Android en tiempo récord, los desarrolladores no parecen estar satisfechos con la fórmula.

El propio Tatsumi Kimishima, director ejecutivo y presidente de Nintendo, aseguraba hace poco a Nikkei que el juego no estaba alcanzando las cotas deseadas en cuestiones económicas pese a que la fórmula empleada, y no la de Pokémon GO o Fire Emblem Heroes, es la que seguirá tomando de base la compañía en próximos lanzamientos. Así, todo parece indicar que la empresa seguirá apostando por el sector móvil en los próximos años.

Contrariamente, Sony no se ha decidido a dar el salto y confía únicamente en PlayStation Vita como valedor de sus opciones portables, pese a que la competencia más directa cubre de forma más amplia esta franja de la industria. Igualmente, cabe preguntarse por la finalidad de los planes a los que se refría Atsushi Morita. ¿El interés por la consola, los usuarios jóvenes y las nuevas franquicias se reducirá a tierras occidentales o, afortunadamente para el resto, se extenderá a Occidente?

Mientras Nintendo se ha servido de Switch para alcanzar récords de ventas en todo el mundo, una Sony conformista y exenta de riesgos parece arrinconada en el país nipón, que puede convertirse en la principal baza de la supervivencia de Vita en los años venideros. El público europeo, de esta forma, no parece estar entre las prioridades de la compañía en lo referente al mercado portátil, en el que la Gran N podría gobernar cómodamente durante mucho tiempo.

Cerrar