La mezcla perfecta entre Pokémon y SimCity

La adicción a un videojuego es a la vez una de las cosas más grandes y más esclavistas del mundo. No puedes dejar de jugar a un título, de disfrutar cuando lo juegas. Y, a la vez, estás tan viciado que no paras de pensar en él cuando no lo tienes entre manos.

Los smartphones han hecho mucho por el desarrollo de juegos adictivos. La propia esencia del móvil, que fomenta las partidas rápidas para pasar el rato, para matar el tiempo mientras esperamos algo, hace que un gran videojuego para esta plataforma, si quiere triunfar, cuente con dos componentes: sencillez y capacidad para engancharte.

Y el juego del que hoy os quiero hablar cumple con creces estos dos elementos: Pixel People. Distribuido por Chillingo, una de las compañías más importantes de títulos móviles y que cuenta en cartera con juegos como Angry Birds o Cut the Rope, Pixel People es, por definirlo brevemente, una sencilla mezcla entre Pokémon y SimCity.

La mecánica es muy sencilla, como decíamos, una de las claves. Creamos una ciudad en el espacio, llamada “Utopía”, una especie de urbe de ensueño y tenemos que hacerla crecer, como un gestor de ciudades clásico. Al principio solo tenemos dos edificios (ayuntamiento y el centro de recibimiento de clones) y dos trabajadores (el alcalde y la mecánico encargada del centro). ¿Cómo hacer crecer la ciudad? Muy fácil, clonando trabajadores. De alcalde y alcalde saldrá un sheriff, de mecánico y mecánico, un asistente… Algunos tienen poca lógica, otros, toda la del mundo. ¿Qué sale si cruzamos deportista y juez? Un árbitro. ¿Y de un médico y un vendedor? Pues un farmacéutico.

[videoyoutube]3576[/videoyoutube]

Muchos de los profesionales que podemos cruzar, gran parte de ellos de hecho, una vez los conseguimos desbloquean nuevos edificios. El policía desbloquea la comisaría, el filósofo la universidad y el cocinero el restaurante. Y así tu ciudad crece y con ello la adicción, la segunda clave. Es necesario comprar casas para que tus clones puedan vivir, y el dinero se consigue con la actividad de los edificios. Un solo click cada vez sobre uno de ellos y te dará dinero cada cierto tiempo. Por supuesto, también se pueden asfaltar las calles o crear parques que dan diversas ventajas como descuentos al comprar, así como expandir tu ciudad para poder albergar más edificios o recoger corazones, que surgen del amor entre clones y que te dan ventajas u objetos coleccionables como animales.

El objetivo final, conseguir las más de 150 profesiones, en un claro homenaje al «Hazte con todos» de Pokémon. Y no es el único homenaje, ya que el fontanero o la arqueóloga se parecen muy sospechósamente a famosos personajes de la historia del videojuego que todos conocemos muy bien.

Todo esto de manera gratuita aunque, como es ya clásico en este tipo de juegos, puedes conseguir otro tipo de dinero, en este caso “utopium”, que te permite suprimir el tiempo que tarda en crearse un edificio o un clon y acceder a elementos exclusivos como determinados tipos de casa. Este elemento se puede conseguir desde el juego, por supuesto, pero de manera bastante lenta.

Pixel People es el ejemplo perfecto de que con un buen diseño de juego, con una buena idea, sencilla y adictiva, se consiguen crear auténticos juegazos pequeñitos para móviles y, encima, gratuitos. De momento solo está disponible en iOS, pero esperemos que llegue pronto a Android y Windows Phone. Merece la pena.

Publicaciones relacionadas

Cerrar