La música de los videojuegos

La música es una de las expresiones artísticas más hermosas que el ser humano ha tenido a bien de crear. Todo el mundo lo sabe. Sea el género que sea, cualquier acorde musical está hecho expresamente para capturarnos en una emoción, un sentimiento, un pensamiento o un momento. Y es completamente indispensable para según qué cosas, más si hablamos de productos audiovisuales. Ya todos conocemos la importancia que la música tiene en películas o series, cuando un tema musical se convierte prácticamente en tu guía de emociones, en el narrador que te cuenta sin palabras qué es lo que está sucediendo y cómo se sienten los protagonistas. Una película no es lo mismo sin ese hilo conductor, ni de lejos. Es como si perdiera una parte fundamental sin la cual no tiene sentido.

Con los videojuegos sucede algo similar. Y parece como que no se le da la importancia que merece cuando es obvio que la tiene. Y mucha. Muchos de los videojuegos que hoy día están disponibles se apoyan con fuerza en las bandas sonoras que los acompañan, en la música, para transportarnos allá donde la historia lo requiere. Al igual que en cualquier producto audiovisual, la música en los videojuegos no solo es importante, sino que es necesaria para capturar la esencia de los mismos y ayudar a fortalecer todo lo que estamos viviendo a través de esos personajes que nosotros mismos manejamos.

Con la música se ensalzan las emociones que en el videojuego estamos viviendo, se convierte en nuestra compañera a la hora de vivir todas y cada una de las tramas y crea una conexión entre el título y los jugadores que, si se hace bien, será imposible romper más tarde. Es decir, una vez hemos pasado por esa experiencia y la música ha ayudado a que la historia y el juego calen bien hondo en nuestro ser, tan solo necesitaremos escuchar esos temas para volver a revivir todos y cada uno de los momentos pasados como si realmente estuviéramos jugando una y otra vez.

Se me viene a la mente bandas sonoras como las de Journey o Final Fantasy X, dos de mis favoritas, aunque en este último caso es cierto que hay temas demasiado repetitivos o estridentes que pueden incluso llegar a sacar al jugador de la historia. En general, ambas son bandas sonoras que te envuelven con sutileza, te arrullan con sus melodías y no molestan en absoluto a la hora de seguir hacia adelante con el juego. Van siendo tus cómplices a lo largo de toda la aventura. Te cuentan cosas que no ves, cosas que solo entiendes gracias a la música.

Es precisamente por eso por lo que la música de los videojuegos es tan esencial para los mismos, porque son piezas especiales y únicas sin las que, en muchas ocasiones, el videojuego de turno, al igual que la película de turno, perdería gran parte de su esencia.

Publicaciones relacionadas

Cerrar