Mass Effect y el ensañamiento en redes

En el día de hoy se produce uno de los lanzamientos más esperados de los últimos años. La saga Mass Effect vuelve a las andadas con Andromeda, un título que supone un antes y un después en la franquicia tras despedirse de la trilogía original del comandante Shepard. Tras cinco años de espera, los aficionados a una de las series más queridas de BioWare volverán a disfrutar de una aventura espacial en toda regla, ahora que ya podrán tener el videojuego en sus manos y dejar de sufrir la ira de las redes sociales.

El caso de Mass Effect: Andromeda ha sido de todo menos convencional. Todo lo extraño comenzó con una campaña promocional por parte de BioWare y Electronic Arts muy alejada de los estándares de la industria. Y es que el título fue anunciado oficialmente hace un par de años y mostró muy poco material durante esas dos temporadas al completo. Sin embargo, en el último mes hemos tenido un bombardeo insano de vídeos, gameplays y tráilers que nos han contado prácticamente la mitad del juego.

Cuando estos tráilers veían la luz eran muchos los usuarios que preguntaban a BioWare que si esas eran las animaciones faciales definitivas. Desde la compañía canadiense siempre decían que no, que había margen de mejora, pero lo que hemos encontrado ha sido todo lo contrario. Es curioso, no obstante, que las animaciones faciales y un par de bugs aislados hayan tenido tanta trascendencia. A lo largo de los años han sido muchísimos los videojuegos que, de salida, eran prácticamente injugables. No obstante, ninguno fue tan cruelmente masacrado como Mass Effect: Andromeda.

No cabe duda de que la comunidad de jugadores está en todo su derecho de mofarse del juego en redes sociales. En los últimos días hemos tenido vídeos, GIFs y demás materiales gráficos burlándose de los errores (imperdonables) del juego de BioWare. Pero la cosa ha acabado llegando demasiado lejos. Todos los que han contribuido a la mofa de Andromeda han sido responsables indirectos del acoso que se ha producido contra la figura de Allie Rose-Marie Leost, una extrabajadora de Electronic Arts que ha sido erróneamente identificada como responsable de las animaciones del juego.

Hay tantos problemas en este hecho que no sé ni por dónde empezar. Cargar las culpas contra una sola persona cuando en una producción de la talla de Andromeda hay decenas de encargados en cada sección es sencillamente ridículo, casi tanto como lo es equivocarse de objetivo. El odio generado por los memes del juego ha acabado topándose con una persona ajena al asunto y que no solo ha tenido que aguantar cómo se cuestionaba su supuesto trabajo, sino insultos sexistas de tal magnitud que no nos vamos a molestar en citar. Un agujero negro de una dimensión estratosférica que ha sido causado por todos aquellos que no se han mofado de Andromeda, sino que se han ensañado de un modo nunca antes visto con un videojuego en redes sociales.

No obstante me parecería injusto cargar todas las culpas contra los usuarios, pues hay que asumir (y tratar de cambiarlo cuanto antes) que la comunidad de aficionados al ocio electrónico todavía es extremadamente inmadura. Una nueva prueba de ello es que días antes de que el título viera la luz en Estados Unidos ya podíamos comprobar que Mass Effect: Andromeda estaba suspendido a causa de centenares de ceros en el portal Metacritic. No es sino otra muestra de lo que queda por avanzar.

Como decía, eso sí, creo que Electronic Arts ha tenido parte de la culpa en todo lo sucedido, pues “ha armado” a los detractores para hacer daño en la previa del lanzamiento del juego. Me estoy refiriendo a la prueba de diez horas en EA Access y Origin Access. No estamos hablando de las dos primeras horas de juego ni de una prueba del multijugador, sino la posibilidad de probar semanas antes del estreno una décima parte del producto final.

¿Qué significa esto? Que cualquier suscrito al servicio de pago o cualquier jugador con ganas de gastar 3,99 euros (pero no de comprar el juego a posteriori) ha tenido la oportunidad de probar ampliamente Mass Effect: Andromeda y despotricar sobre él mucho antes de que los verdaderos fans pudieran llegar siquiera a probarlo. Por no hablar de la oportunidad de soltar spoilers tremendos muchos días antes del estreno, pues la mayoría de quienes lo han jugado no son aficionados a la saga ni tenían respeto por lo que estaban probando.

Con la intención de ganar unos euros más con algunas suscripciones a EA Access cualquiera ha sido capaz de ir a “comprobar” los errores de los que se estaba hablando en redes sociales y hacer todavía más grande la bola. El ensañamiento en la red ha sido nauseabundo, pero más todavía que fuera la propia Electronic Arts la que permitiera que esto pudiera ocurrir. Menos mal que la espera ha terminado y los auténticos fans de Mass Effect pueden jugar haciendo caso omiso de las críticas (fundadas, pero exageradas). Eso sí, el daño ya está hecho.

Publicaciones relacionadas

Cerrar