Me lo dices o me lo tell me

Ser or not to be, that is the cuestión. Esta no es otra columna en defensa del doblaje ni un debate sobre la necesidad de que todos los contenidos culturales se disfruten en su idioma original (o bueno, tal vez sí, qué sé yo).

Últimamente está pasando que llegan cantidad de juegos a la redacción de AlfaBetaJuega para realizar los análisis que están completamente en inglés. Y cuando queremos decir completamente, queremos decir que hasta los subtítulos están en inglés. Y que luego se venden así, no penséis que nos referimos a juegos que luego se actualizan. 

No damos nombres porque queda más feo que el acabado gráfico del videojuego de la película de Street Fighter, pero suelen ser muchas cosas que vienen del país del Sol Naciente. Y las ganas que le entran a uno, que tiene el curso de inglés avanzado "A Relaxing Cup of café con leche en la Plaza Mayor", es la de hacerse el harakiri.

Estamos llegando a un punto en el que en los videojuegos todo vale y hay quien comienza a justificarlo. ¿Os imagináis qué pasaría si en las salas comerciales de cine se estrenara íntegramente una película en inglés con subtítulos en inglés? 

La excusa suele venir por parte de quien distribuye de que con el escaso recorrido comercial que van a tener estos juegos, no sale rentable traerlos localizados. De nuevo, ¿os imagináis la edición de un DVD (o Blu-Ray) hasta de la película afgana más pequeña y con menos medios, que llega a nuestro país, y que ni tan siquiera tenga subtítulos en castellano? Servidor no se ha encontrado ninguna y tiende a rebuscar en los rincones más recónditos de Mordor en lo que a materia cinematográfica se refiere.

Los más añejos recordaréis el dolor que supuso pasar del mejor doblaje de videojuegos de la historia, el de Metal Gear Solid 1, a escuchar a Snake con acento de Wisconsin. También hay otro grupo que defiende aquello de que al volante por Los Santos debería estar prohibido conducir mientras se leen subtítulos. Y hemos llegado al extremo de tener un juego perfectamente doblado que en sus DLC vuelve a los subtítulos. Sí, Bioshock Infinite y Panteón Marino.

Lo que está claro es que si un videojuego tiene una potente carga narrativa hay que exigirle, como mínimo, que esté subtitulado. Que para aprender inglés están las escuelas. 

Y la gloria bendita, como siempre que se discute este tema, está en lo que lleva instaurado eones en los DVD: la posibilidad de elegir tanto el idioma como los subtítulos que, por aprender, a mi no me importaría tomar lecciones de suajili.

Que con lo que duele sacar la cartera de la mazmorra cada vez que vamos a por un juego físico y el rico pastel que se come quien distribuye, y sin ser su cumpleaños, tampoco estamos pidiendo algo tan imposible como que se nos dé la fecha de lanzamiento de Half-Life 3.

Publicaciones relacionadas

Cerrar