Nintendo Switch y su misteriosa rotura de stock

Nintendo Switch y su misteriosa rotura de stock, mañana en nuestro artículo de opinión

El pasado 3 de marzo se lanzaba internacionalmente la nueva consola de Nintendo, una máquina híbrida que inmediatamente cautivó a usuarios de todo el mundo, atraídos por su condición de híbrida. Switch no solo puede jugarse en forma de portátil; también es capaz de conectarse al televisor para convertirse en una auténtica consola de sobremesa. Si a ello le sumamos franquicias tan populares como The Legend of Zelda y, más tarde, Mario Kart, no es de extrañar el éxito que la compañía ha cosechado desde el lanzamiento.

No obstante, desde el mismo día de salida se han reportado problemas para conseguir la consola. Aquellos que no reservaron Switch con anterioridad tuvieron que acudir rápidamente a su comercio más cercano, o a páginas de venta online, para hacerse con ella antes de que se agotara. Una percepción que se hizo evidente pocas semanas después, momento en el que todos fuimos sorprendidos por la ausencia total de stock, salvo excepciones, a nivel mundial.

La explicación más obvia es que, tras la avalancha de compradores que acudieron a por la consola en las primeras semanas, Nintendo vio sobrepasadas sus expectativas más optimistas y agotó todo el lote distribuido inicialmente. En cualquier caso, este contratiempo debería haberse solucionado con una nueva tirada que, actualmente, aún no ha llegado a las tiendas. ¿Cómo es posible que, durante este plazo de tiempo, la compañía no haya sido capaz de producir una remesa con la que satisfacer la demanda de los fans?

Resulta obvio que, tras varias semanas, la Gran N ha tenido margen suficiente para fabricar nuevas consolas que suministrar, al menos, a los principales países. Sin embargo, es posible que la multinacional esté aguardando más tiempo del previsto para disponer de una cantidad ingente de stock que le permita abarcar una distribución mundial simultánea, capaz de llevar la consola a las grandes cadenas de tiendas de todo el globo.

Aún considerando esta posibilidad, resulta un movimiento un tanto extraño dado el interés del usuario por adquirir Switch lo antes posible. ¿Acaso Nintendo no quiere distribuir aún una nueva remesa por algún motivo? Una de las opiniones más extendidas en estos momentos es que se trata de una nueva estrategia comercial como las que pudimos ver en el pasado, por ejemplo con las figuras amiibo o con la tan solicitada NES Mini.

En estos casos en concreto, la compañía logró crear la sensación de stock limitado para que el comprador acudiera rápidamente a adquirir el producto sin esperar un tiempo prudencial o quizás a alguna oferta. El objetivo era, por tanto, motivar la necesidad de comprar rápidamente para así convertir estos artículos en un éxito de ventas. No obstante, es evidente que Nintendo va a reponer Switch tarde o temprano y que, por tanto, no estamos ante un producto perteneciente a una tirada limitada.

Entonces, ¿a qué obedece el comportamiento de la Gran N respecto a su nueva consola? Si efectivamente se trata de una estrategia de carácter comercial parece estar llevándola demasiado lejos, pues las ventas se están resintiendo de manera llamativa desde hace semanas. Switch arrancó con un éxito arrollador de ventas, alcanzando cifras históricas, para después comprobar cómo en abril bajaba el ritmo y, en mayo, los beneficios descendían casi a cero por el agotamiento de stock.

Al menos aparentemente, Nintendo no se vería beneficiada tras estar varias semanas sin vender la que en estos momentos es su principal consola. Sin embargo, sus acciones no han dejado de dispararse desde el lanzamiento de la máquina híbrida. En estos momentos han alcanzado una cuota de 31.800 yenes, la más alta en los últimos cinco años. En este punto, resulta difícil tratar de justificar la decisión de la compañía, que probablemente estaría esperando a la temporada veraniega, habitualmente más floja en ventas, para liberar el nuevo lote.

A priori, eso sugiere la fecha de lanzamiento del pack de Switch y Splatoon 2, que las tiendas online han anunciado para el próximo 21 de julio. Resultaría incoherente, pues, que Nintendo no repusiera el stock de la consola llegado ese día a menos que quisiera motivar la compra de la edición con la nueva entrega de la saga de acción incluida. La resolución de este contratiempo, que está frustrando a muchos compradores potenciales de la consola que no están pudiendo saciar sus necesidades, es aún una incógnita. No obstante, deberíamos salir definitivamente de dudas en las próximas semanas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar