Nueva generación: ¿se ha terminado la eterna batalla del PC contra las videoconsolas?

Peceros y consoleros, ¿qué tenéis que decir?

PS5, Xbox Series X y PC

Cada vez estamos más emocionados por la llegada de la nueva generación de consolas y parece que Xbox Series X y PlayStation 5 vienen dispuestas a luchar por sus diferencias para llevarse la mayor tajada posible del público gamer que adora sus plataformas de juego. A falta de saber si Sony lanzará una PS5 Pro junto a la estándar, parece que la opción de Microsoft se perfila como la rival a batir en el terreno de las especificaciones.

Aunque no estamos teniendo en cuenta a Nintendo por motivos obvios, se espera que siga en su línea de ofrecer una consola muy versátil más concentrada en la calidad de los títulos que ofrece que el la pura potencia, sí hay que tener muy en mente la nueva generación de procesadores de AMD e Intel, así como las futuras iteraciones de tarjetas gráficas más potentes a los PCs. La lucha entre los peceros y los consoleros ha sido siempre bastante intensa, pero quizás con las nuevas consolas que llegarán al mercado estas Navidades, esa increíble diferencia y salto cuantitativo se reduzca de una forma extraordinaria.

Mandos de la Xbox series X y PS5 DualSense

Y es que con los nuevos SSD, los nuevos procesadores o CPUs y las nuevas GPUs, que amasan una buena cantidad de TFLOPS, las dos propuestas para esta nueva era gaming de Sony y Microsoft se parecen más a pequeños PC gamer que a las tradicionales consolas que conocíamos hasta ahora, facilitando a los que más recursos demandan, ver en ellas una propuesta muy atractiva para jugar.

Suponemos que en el terreno de las CPUs para consola aún queda camino por recorrer, pero con los impresionantes adelantos que AMD está haciendo en su serie 4000 Mobile, ya disponible en algunos portátiles destinados al juego como el ASUS Zephyrus G14, creemos que es más que posible que, con el tiempo, los sistemas de entretenimiento de Sony, Microsoft y en menor medida Nintendo, lleguen a ofrecer rendimientos impactantes a un precio más que ajustado.

Una nueva era para las consolas

En el día de hoy no nos vamos a centrar en las especificaciones en sí, para eso puedes leerte nuestra completísima comparativa entre PS5 y Xbox Series X, sino en lo que suponen estas nuevos puntos de vista de entender las consolas, acercándose cada vez más al terreno de los PCs que, según parece, ya no serán necesariamente, el lugar predilecto de los más exigentes para jugar sin demasiados límites.

Hay algo que tenemos que tener muy en cuenta para que todo lo que digamos sea en igualdad de condiciones, pues poder disponer de una potencia gráfica de entre casi 11 y 12 TFLOPS en las nuevas consolas del mercado a un precio de 400 o 500 euros como mucho, abre una nueva era en la industria, pues una gráfica como la RTX 2080 Ti con 11 TFLOPS en su GPU nos costaría, ella sola, más de 1.100 euros. Esto es, a todas luces, un punto a favor de la PS5 y de la Xbox Series X, pues pueden ofrecer un sistema realmente completo y potente por una fracción del precio de una GPU de la gama más alta.

Xbox Series X: un mini-pc gamer

Xbox One Series X

La opción de Microsoft para la nueva generación, la Xbox Series X es, a todas luces, un PC gamer de reducido tamaño y su potencia es suficiente hasta para rivalizar con las tarjetas más potentes de NVIDIA.

No sabemos aún cómo va a rendir el nuevo sistema de Microsoft, pues aún quedará por ver cuánto de ese potencial se puede exprimir para cada juego y la implementación que se haga de los recursos en cada uno de los títulos. Pero es casi seguro que, al menos en sus primeros años, Xbox Series X estará a la altura de los juegos más exigentes y acompañada de un precio (se le presuponen unos 499 euros) extremadamente competitivo para lo que ofrece.

Tener un PC gaming de altas prestaciones sale bastante caro en general, por lo que se nos antoja que la propuesta de Microsoft tendrá una buena acogida entre el público, al menos en lo que al precio se refiere. Nos da que la compañía de Redmond sabía bastante bien lo que se estaba jugando en esta nueva generación y ha decidido apostar muy fuerte por las especificaciones para hacerle competencia al preciado terreno del PC.

PS5: Sony para todos los bolsillos

PS5 de Sony

La apuesta de Sony no es tan potente como la de Microsoft, pero aun así PS5 cuenta con varios ases en la manga, como sus ganas de ofrecer una experiencia de juego más inmersiva con un DualSense lleno de promesas y sospresas y con unos SSD realmente veloces que prometen cargas ultra-rápidas e inicios de juego casi automáticos.

A pesar de su menor potencia gráfica, PS5 sigue siendo una gran apuesta por parte de Sony, sobre todo si tenemos en cuenta su mejor implementación de los SSD en su sistema y su potente CPU, que promete un gran nivel de rendimiento. A falta de conocerse si Sony ofrecerá un modelo PRO en la nueva generación, se baraja que el precio de PS5 será inferior al de Xbox Series X, dando la posibilidad a Sony de atraer a más usuarios por ofrecer características similares a la apuesta de Microsoft, pero a un precio más contenido.

Otra baza con la que cuenta Sony, y con la que casi siempre ha contado, es con la gran cantidad de exclusivos de gran valor que tiene en su haber, por lo que PS5 podría convertirse, al igual que la PS4, en la favorita del público debido a lo que se puede jugar en ella. De hecho, Sony ha apostado tanto por sus títulos propios que rara vez los ha sacado para PC o lo ha hecho con exclusivos third-party cuando ya había pasado un tiempo prudencial.

Y es que ya sabemos que no todo es cuestión de especificaciones, como bien ha demostrado Nintendo Switch en esta generación, sino que los juegos son la gran baza de un sistema para atraer a una mayor cantidad de público. Evidentemente, si a esto le unimos una consola muy capaz en el terreno gráfico y a un precio ajustado, cabría esperar que esta vaya a ser todo un éxito.

El legado del PC

PC Gamer

Que el PC lleva siendo la plataforma más potente para jugar desde hace muchos años es algo que nadie puede negar, por no mencionar que es un sistema muy versátil y que admite una increíble variedad de configuraciones. Ahora bien, si queremos un PC gaming de gama alta, la cosa se complica, pues el precio se dispara a cerca o más de 1.000 euros, algo que no todo el mundo se puede permitir.

Si hay algo con lo que un PC no puede competir con las consolas es en su nicho de precios reducidos, al igual que las consolas no pueden competir (de momento) con las posibilidades de renovar el interior de un PC, cambiando CPU, gráfica, RAM, etc. Veremos si es posible que dentro de poco las consolas sean modulares o se suban al carro del streaming (que de momento no ha terminado de despegar), permitiendo renovar sus partes o, en su defecto, ofrecer un juego remoto de altas prestaciones a través de las conexiones de internet.

En el caso del juego vía streaming, cae decir que las consolas no son las únicas que tienen acceso a esta tecnología, pues plataformas como Google Stadia o NVIDIA GeForce Now están pensadas para este tipo de usuarios. También cabe mencionar que Microsoft (dueña y señora de Windows) está uniendo cada vez más los perfiles de sus consolas y de su sistema operativo para ofrecer más por menos, como demuestra su Xbox Game Pass para PC y su apuesta por el plan Xbox Live Gold Ultimate que aúna en un solo pago, toda la “plataforma virtual de juegos” de la compañía de Redmond.

«Futuribles», ¿previsibles?

Gaming room

Parece que, de momento, el PC seguirá manteniendo al público más hardcore a su lado por su mayor facilidad a la hora de conseguir mayores especificaciones y poder renovar estas de cada cierto tiempo. Sin embargo, esta nueva generación de consolas viene pisando muy fuerte y es probable que más de uno las considere como mejor opción que un PC de gama media o incluso media/alta, sobre todo si solo lo va a usar para jugar y poco más.

Está muy claro que la línea entre el PC y las consolas comienza a difuminarse a pasos agigantados, por lo que no sería una locura afirmar que en los próximos años podríamos encontrarnos con consolas modulares y/o actualizables que permitan intercambiar las partes que las componen, como si de mini-PCs reales se tratara.

Hay incluso rumores que apuntan a que todo el terreno gamer podría converger a una “misma plataforma”, mientras que el negocio para las compañías estaría en el software (juegos) y los distintos tipos de plataformas online con las que contaría cada una.

No en vano vemos cada día como grandes compañías adquieren estudios de desarrollo importantes para sus filas, dando a entender que ellas mismas saben que una parte de los ingresos pasa por ser distribuidoras y localizadoras de títulos de impacto, algo que Nintendo lleva haciendo hace años y que siempre le ha funcionado, incluso cuando sus sistemas de entretenimiento no vendían como se esperaba.

Por tanto, a la pregunta de si se ha terminado la batalla del PC contra las consolas, cabría decir que no, pero solo de momento, pues estamos acercándonos claramente a una nueva era en la que las consolas son cada vez más como los PCs, siendo probable que en un futuro, dejen de existir las videoconsolas como hasta ahora y la industria comience con un nuevo modelo de negocio, sea basado en el streaming, sea basado en ofrecer servicios únicos que nadie más tiene.

Mario Arias

Recolector incansable de contenedores de corazón y piezas de la Trifuerza, emisario de la Diosas en la Tierra de Hyrule y adorador de la Luz de la Espada Maestra. Me defino como Nintendero de corazón y Tolkiano de-mente. Studio Ghibli es mi religión.
Cerrar