OPINIÓN: Nuevos tiempos, nueva audiencia y nuevo entorno

Recuerdo la primera vez que vi un vídeo de un youtuber, si es que por aquel entonces se les podía llamar así. Fue en el 2010, La Batamanta, aquel vídeo del que muchos hablaban pero que no era una gracieta de un presentador de televisión o un chiste de algún monologuista. Se trataba de un contenido que sólo podía visionarse en YouTube, una plataforma que poco a poco fue recibiendo nuevo material original de unos pioneros que a la postre se convertirían en grandes nombres de internet.

De hecho, uno de ellos, ha conseguido un récord en esta misma semana. Hablamos, cómo no, de El Rubius. Podrá gustarte más o menos sus contenidos, podrás preferir a otros youtubers, incluso podrás no consumir este material. Pero no se puede negar que este joven ha conseguido lo que muchas cadenas ya querrían para sus programas: una retransmisión que atrajo cerca de 43 millones de usuarios y que consiguió su particular “minuto de oro” donde algo más de un millón de personas se conectaron al mismo tiempo, este último dato supuso el récord en un streaming gaming.

No, el fenómeno youtuber lejos de agotarse sigue su ascenso y logrando más y mejores datos. Los grandes nombres, como en este caso El Rubius, atraen nuevos suscriptores y cada uno de los eventos que crea se transforma en oro. A nadie se le escapa que gracias a este torneo, Fortnite ha aumentado su popularidad y más de uno probará suerte en estas partidas para emular a estas personas a quienes tantos siguen. No se trata de idolatrar a estas personalidades, sino reconocer su trabajo que sin duda estará siendo la envidia de algunas televisiones.

De hecho, ya ha habido intentos por aprovechar la popularidad de estos youtubers. Desde la presencia del mismo Rubius y su compañero Mangel en la última entrega de Torrente, hasta la apuesta por darles su propio programa en televisión. Hablamos de Fiesta Suprema, espacio dirigido por el antes mencionado Loulogio y con la ayuda de otras caras conocidas de esta plataforma como Outconsumer o Bolli. Aunque desde luego ese experimento no generó los mismos datos que todos ellos son capaces de conseguir en sus respectivos canales.

Entonces, ¿es la plataforma o es el contenido? Quizás sea la mezcla de todo ello, unos buenos creadores de contenido que han sabido leer el cambio de paradigma y adaptarse a él. En su día la televisión sustituyó a la radio y esta, previamente al periódico. Sí, todos estos medios coexisten, y al igual que la gente seguía sintonizando sus programas radiofónicos preferidos aun teniendo un televisor en su sala de estar, esta pantalla seguirá subsistiendo con YouTube. De hecho, hasta se estarán complementando.

A día de hoy los televisores no emiten sólo lo que les llega a través del cable de la antena. Las Smart TV han facilitado el acceso a contenidos de internet sin recurrir al ordenador, incluso se puede usar el smartphone como mando a distancia desde el que elegir el contenido de YouTube. De hecho, sería interesante revisar cuántos de este tipo de televisores siguieron el mencionado torneo de Fortnite en lugar de cualquier programa dominical por la noche. Y es que con la llegada de estas pantallas ya no están sujetos a la programación que las cadenas establezcan.

Antes, o se conectaba el ordenador mediante un cable HDMI o uno se conformaba con la parrilla televisiva. Ahora las Smart TV lo ponen más fácil, dando una facilidad inmensa para acceder a estos contenidos. No solo para ver estos torneos, el abanico de opciones se abre de una manera inimaginable. Porque ya no solo se trata de YouTube, Twitch también puede seguirse a través de estas pantallas y en lugar de seguir un programa en una cadena generalista, uno puede seguir en directo el intento de un speedrunner por batir su propia marca o la de otro individuo. Y lo que es más importante, sin grandes cortes publicitarios, porque, ¿cuántos parones puede haber en un vídeo de la plataforma de la que es dueña Google? Ninguno a la altura de esas pausas que se van a los 8 minutos en algunos casos.

Los tiempos cambian, los gustos de las audiencias también y la tecnología permite que se pueda disfrutar de ellos. Hace unos años era inimaginable que los eSports llegarían a este nivel, pero al igual que sucedió con los youtubers sólo era cuestión de tiempo. Ahora nadie niega la importancia y el público que sigue los deportes electrónicos. Y, ¿dónde pueden ver estos torneos? Desde luego que no en los canales que conocemos en la actualidad, hay que recurrir a internet.

¿Cómo se responderá por parte de las cadenas principales? Desde luego que no se puede negar el acercamiento que hay por algunas de ellas como en el mencionado caso de Fiesta Suprema u otros entes que directamente han apostado por el entorno digital como Movistar Riders o Vodafone. Será interesante ver cómo es el proceso en los próximos años, pero desde luego el panorama ya ha cambiado.

Cerrar