Oro AEDE, plata no es

Tengo un amigo, no me refiero a los imaginarios, que de esos tengo muchos más, que el otro día se fue a comprar un juego a una tienda. Da igual el juego y da igual la tienda porque no venimos a hablar de eso. No os distraigáis.

Después de comprar el juego me llamó y me dijo: "este juego es la leche tío, tienes que comprártelo". Sin dudar de su criterio, le dije que me dejara probarlo. Y mi amigo me lo dejó probar, pero solo dos minutos. Para que viera un poco de qué iba pero que necesitara comprar todo el juego si quería disfrutarlo como es debido.

Pues cuál fue su sorpresa al descubrir que, por este acto de comunicación, mi amigo ahora tendrá que pagarle un dinero a sus creadores por daños.

Pensaréis que esta historia es de lo más descabellada y sin sentido. ¿Por qué tu amigo, Néstor, tiene que pagar dinero a sus creadores si él simplemente le ha hecho publicidad gratuita al juego, "te lo ha vendido" para que tú lo compres luego? Buena pregunta es la que me hacéis, os respondería primero.

Y la respuesta que os daría después es: porque lo dice la ley. Tranquilos, no os asustéis, simplemente estoy haciendo una elaborada y complejísima metáfora sobre un tema candente: el canon AEDE

Seguramente lo sabréis pero una aclaración rapidita nunca está de más: en el Congreso han aprobado esta nueva ley por la que los agregadores sociales de noticias como Menéame o Google News tienen que pagar dinero a una serie de empresas de medios escritos por compartir los enlaces de sus noticias (y, si apuráis, el titular y el subtítulo).

Y pensaréis que resulta tan descabellado como la historia de mi amigo con su videojuego promocionado (vale, mi amigo no existe, me lo he inventado para demostrar algo). 

Pero no es solo eso: esta nueva ley lo que demuestra es la nula capacidad que tienen determinados sectores para adaptarse a los nuevos tiempos. Y si bien la venta de cine tiene que amoldarse al streaming; los músicos a los directos; o los videojuegos al mercado digital justo, los periodistas (miento, los accionistas de periódicos) deben empezar a replantearse el mundo en el que viven. Y a replantearse que, lo que ellos creen que es un enemigo, es en realidad la mejor oportunidad que tienen para llegar a la mayor gente posible. Que a fin de cuentas, ese es nuestro objetivo: que estéis informados de la mejor manera posible. Y que seáis vosotros los que decidáis si me leéis o no, si me compartís o dejáis de ser mis amigos. Imaginarios o reales. Tranquilos que yo no os cobro.

Publicaciones relacionadas

Cerrar