Periodismo y videojuegos: las cosas como son

[videoyoutube]3025[/videoyoutube]

¿Qué os viene a la mente si os digo las palabras “periodismo” y “videojuegos”? Probablemente., montañas de juegos, presentaciones y eventos dignos de las mejores películas de Hollywood, viajes a la otra punta del mundo, entrevistas a legendarios desarrolladores… La lista puede ser bastante larga, y en general, coincidiréis en muchas cosas.

Sin embargo, cuando le preguntas a cualquier persona de a pie, que no tenga especial relación con el mundo de los videojuegos y cuyo máximo conocimiento sobre el mismo sea “Super Mario”, lo más probable es que os diga algo así como: “¿periodistas de videojuegos? ¡Eso sí que es un trabajo! Todo el día jugando con las maquinitas!”  (vamos a suponer que se trata de una señora maña, echadle imaginación).

Vale, parte del trabajo implica jugar mucho, incluso a títulos realmente infumables, pero no es solo eso. Podríamos seguir profundizando y preguntando a ese gran público generalista: ¿cómo se analiza un  juego? ¿Qué puede decirme de la relación entre los medios y las compañías? ¿Hasta qué punto cree que afecta la crisis económica a la industria del entretenimiento electrónico? Y así durante un buen rato.

Este fue el punto de partida con el que Sara Clemente y un servidor decidimos elaborar nuestro proyecto de fin de carrera para la doble licenciatura de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid. Un vídeo- reportaje titulado “Periodismo y videojuegos: evitando el GameOver” y por el que pasaron grandes figuras de la industria de nuestro país, representando a medios como Hobby Consolas, Vandal, Games TM, 20minutos, IGN y, cómo no, AlfaBetaJuega. No son todos los que están, ni están todos los que son, pero algo es algo.

Es obvio que el trabajo dista de ser perfecto (véanse limitaciones técnicas como el apartado sonoro), y hay que tener en cuenta que para vosotros es probable que se quede corto y sea demasiado superficial, pero pensad que quien nos evaluaba era un profesor.

En todo caso, creo que estos diez minutos de vídeo tocan cuestiones más que interesantes y que pueden dar lugar a un intenso debate. ¿Está la prensa en papel condenada a desaparecer? ¿Qué medidas pueden tomarse para evitar ese temido GameOver? ¿Influyen las compañías en la agenda mediática? ¿Son realmente los periodistas los que eligen los contenidos a publicar? ¿Qué legitimidad tienen los blogs frente a los medios profesionales?

Pero, por favor, antes de dar paso a que seáis vosotros los que deis vuestra opinión, dejad que dé la mía.

Es obvio que el papel pasa por una crisis que, por desgracia, para algunas cabeceras ha sido insalvable. Además, en los últimos meses, los usuarios hemos podido apreciar un incremento de los contenidos atemporales en las principales publicaciones españolas: más reportajes, entrevistas y retrospectivas. No son pocas las revistas que complementan dichos contenidos con los de su versión digital, generándose una simbiosis que permite al lector estar al tanto del conjunto del escenario jugón. Es quizás, por esa vía, por donde pasa la supervivencia del papel. Ya se sabe, “adaptarse o morir”. Algunos dinosaurios editoriales no han querido verlo desde sus grandes despachos, y los resultados han sido desastrosos. Pero no para ellos, claro, sino para los periodistas, para aquellos que llevan el medio…

Por otra parte, como bien dice en el reportaje David Martínez, uno de los principales responsables de Hobby Consolas, “es ingenuo aquel que piense que todos estamos comprados, como el que de por hecho la integridad de todos”. No hay mejor forma de definir la particular relación existente entre medios y compañías. Una dependencia mutua que, en alguna ocasión acaba en una violación de los principios periodísticos.

Pero, ¿tenemos entonces que generalizar? No lo creo. Y menos cuando, curiosamente, las críticas más duras vienen de blogueros o acérrimos defensores de los mismos. No me malinterpretéis, que aquí voy con el ultimo punto que quiero tratar. Los blogs de videojuegos, como los de cualquier otro arte o materia, son necesarios. Nos dan otro punto de vista sobre la actualidad y los productos, y si están elaborados por gente diligente, pueden llegar a ser iguales, o mejores, que muchos medios oficiales.

Ahora, no comprendo esa corriente yakuza que parece impregnar algunos blogs a día de hoy. Grandilocuentes palabras y artículos realmente ingeniosos, pero que no van mas allá de la mera critica gratuita y que, lejos de aportar algo nuevo, solo se dedican a menospreciar el trabajo de otros con una facilidad pasmosa. Y lo gracioso es que la mayor parte lo hacen ocultos tras nicks y a la sombra de la red de redes. ¿Se puede criticar? Por supuesto, y se debe. Yo lo estoy haciendo. Pero creo que hay formas y formas de criticar.

Entendedme: ni todos los blogueros son meros fanboys o radicales, ni todos los periodistas son profesionales. Pero, ¿cómo vamos a exigir respeto para esta industria si ni siquiera nos respetamos entre nosotros mismos?

Ahora sí, es vuestro turno. Espero vuestras opiniones y deseo que se genere un debate sano del que nadie salga herido. ¡Al ataque!

Publicaciones relacionadas

Cerrar