¿Por qué es tan importante un buen multijugador online?

Con los últimos estrenos en el mundo de los videojuegos hemos llegado a un punto en el que parece que solo se busque, bien contar una gran historia, o bien presentar un título centrado sobre todo en el modo competitivo. Pero parece que ambos conceptos, el de una historia que llegue al jugador y la posibilidad de un multijugador competente no pueden ir en la misma frase. Al menos si hablamos de las grandes compañías.
 
Desgraciadamente, este es un tema muy recurrente en la historia de los videojuegos. Un tema que nos ha dejado títulos como los grandes Call of Duty, que a excepción de unos pocos juegos de la saga, sobre todo en los últimos años, parecen apuntar exclusivamente por los modos multijugador. Algo que ya vimos Con Star Wars: Battlefront y la ausencia de campaña. Y en el lado contrario nos encontramos ante grandes juegos que se centran en contar una profunda historia como The Witcher III o los recientemente estrenados The Legend of Zelda: Breath of the Wild y Horizon: Zero Dawn.
 
Y aunque esto no quita que todos los juegos antes mencionados tengan un gran número de seguidores que defiendan su calidad, hace que, al menos en los títulos centrados en el juego online, se apueste todo a un solo color. Porque, como ya ha pasado con algunos juegos de Ubisoft, los problemas durante la conexión pueden llevar a que la comunidad de jugadores acabe abandonando al juego en sí. Algo que ya pasó en su día con The Division, que aunque ha ido recuperando buena parte de los jugadores perdidos gracias a sus expansiones, ha hecho que mucha gente deje de confiar en la compañía. Y eso que uno de los grandes atractivos del juego era su historia que nos trasladaba a una Manhattan nevada y asolado por un misterioso virus. Sin embargo, el hecho de que la compañía francesa se apoyase tanto en el juego cooperativo y competitivo, acabó jugando en su contra. Porque si los servidores del juego hubieran fallado, pero The Division hubiera ofrecido una gran experiencia de juego individual, no habría pasado nada.
 
 
Y esta situación parece que se está repitiendo con otro de los nuevos juegos de Ubisoft. Porque ahora es For Honor el título que está experimentando abandonos masivos de jugadores. Y eso que contó con una de las betas abiertas más multitudinarias. Pero, desgraciadamente, con el paso de las semanas, y al tratarse de un título enfocado casi en su totalidad en el juego online, los constantes fallos en los servidores, así como el lag que se generan durante las partidas, o las expulsiones constantes de sesiones, han acabado con unas cifras que están a punto de superar el abandono de la mitad de los jugadores que inicialmente se apuntó a su beta abierta.
 
Y habrá que ver si no le ocurre exactamente lo mismo a Ghost Recon: Wildlands. Otro título cuya acogida recuerda demasiado a la que recibió The Division. Ya que ha ido elevando las expectativas de la comunidad desde que se anunciara durante el E3 de 2015. Y aunque hace menos de una semana que se ha puesto a la venta, ojalá no se cumpla, pero los actuales problemas con el multijugador de For Honor parecen indicar que a Ghost Recon: Wildlands le ocurrirá algo muy similar. Por eso desde Ubisoft deberían andar con pies de plomo para conseguir que el juego se convierta en el gran título que parece estar llamado a ser.
 
 
Por otra parte, en el lado contrario encontramos a Blizzard. Una compañía que cuenta con Overwatch. Un título centrado única y exclusivamente en el juego multijugador, que aunque hace ya casi un año de su lanzamiento, ha conseguido mantener a la mayoría de sus jugadores, e incluso ha ido ganando más poco a poco. Y todo eso sin contar con ningún tipo de modo campaña, o sin presentar una historia más allá de la mera descripción de los personajes. Al menos en lo que respecta al juego. Porque Overwatch cuenta con distintos comics y cortos que nos han ido adentrando en el universo del juego.
 
Sin embargo, y volviendo al punto inicial, es bastante curioso observar el reducido número de grandes títulos que cuenten tanto con una historia central que consiga envolver al jugador, como con un modo multijugador a la altura del modo individual. Por eso, una de las principales preocupaciones de un servidor es Mass Effect: Andromeda. Porque Bioware no suele decepcionar con sus juegos. Pero después del genial modo multijugador de Mass Effect 3, lo que ha venido a continuación, en este caso Dragon Age: Inquisition, a pesar de servir para ampliar la experiencia del juego, se quedaba muy lejos de lo que nos ofrecía el multijugador de la última aventura de nuestro comandante preferido.

Cerrar