Por qué la mayoría de compañías está en contra de los juegos desarrollados por fans

Hay mil títulos que nos gustaría volver a disfrutar. Ya sea en forma de secuela o de remake del juego original. Y aunque muchas compañías acaban escuchando a sus fans y desarrollan nuevos videojuegos de esa franquicia tan especial, esto no siempre suele ocurrir. Y al final muchas joyas acaban perdiéndose en el olvido. Pero es entonces cuando algunos desarrolladores amateurs, o independientes, deciden desempolvar sus recuerdos y, por el placer de volver a vivir la experiencia de regresar al pasado y disfrutar de su juego favorito, deciden rehacerlo adaptándolo a la tecnología actual.  Sin embargo, son muchas las compañías de videojuegos que intentan impedir que este nuevo producto creado por fans vea la luz. Este es el caso de Nintendo, que muchas veces, en el momento en que descubre que se está desarrollando algún juego basado en una de sus franquicias y sin contar con las licencias necesarias, recurre a todas las medidas posibles para cancelar el desarrollo del susodicho.
 
En los últimos días, la Gran N ha hecho lo propio con las versiones “independientes” de Pokémon y Metroid. Dos juegos, Pokémon Uranium y Another Metroid II Remake, que iban a participar en la categoría de Mejor Juego Fan de The Game Awards. Pero que en el último momento, se vieron retirados de las nominaciones. Y no han sido los únicos remakes de franquicias nintenderas que han tratado de salir adelante, sin contar con el permiso de la compañía, y han fracasado. Entre los títulos desarrollados por fans, hay uno que destaca por encima de todos por tratarse de un homenaje a la saga Zelda y a la compañía japonesa. Zelda 30 Tribute fue un intento de dos fans de la saga de conmemorar el 30º aniversario del primer juego protagonizado por Link dotando al título de gráficos en 3D. Sin embargo, el hecho de que este juego se lanzase casi al mismo tiempo que la primera aventura de Link salía para Consola Virtual, acabó con una demanda por parte de Nintendo y la posterior retirada del sitio de descarga de Zelda 30 Tribute. Sin embargo, hay otros casos donde las demandas se pueden ver justificadas, ya que al final algunos desarrolladores acaban intentando sacar provecho de la situación, buscando lucrarse de un producto sin licencia.
 
A pesar de que en muchos casos estos desarrolladores amateurs no buscan lucrarse de ningún modo con sus juegos, se puede entender que las compañías de videojuegos no quieran arriesgarse permitiendo que siga adelante un desarrollo que podría acabar ocasionándoles pérdidas. Sin embargo, hay decisiones que cuesta entender. Como la cancelación de los distintos remakes desarrollados por fans de Metal Gear. De hecho, un remake del juego de 1987 contó con todos los permisos pertinentes por parte de Konami, e incluía a David Hayter, actor que  da voz a Snake. Pero al final el desarrollo del juego acabó tan rápido como había empezado. Aunque a los fans de Metal Gear les supuso una mayor decepción que Konami acabara con Shadow Moses Project, el remake del Metal Gear Solid de 1998. Y aunque pudiera parecer que con la cancelación del desarrollo de Castlevania con motor Unreal,  la idea de Konami sigue siendo la misma, impedir que nadie toque sus franquicias, puede que a esos desarrolladores que solo quieren homenajear a su título preferido aún les quede esperanza. Ya que en el post donde Dejawolfs explicaba la cancelación del juego, también añadía que en Konami ya estaban trabajando para conseguirle las licencias necesarias para continuar con el desarrollo de Castelvania de una manera más legítima.
 
Porque al final todo se basa en un beneficio mutuo. Una solución que agrade tanto a los fans, que solo quieren que ese título tan especial vuelva a ver la luz, actualizado, pero sin perder la esencia del juego original, como a las compañías de videojuegos, que viven de ello y buscan reducir al mínimo y eliminar las pérdidas que puedan ocasionarles la explotación de franquicias y marcas registradas por parte de terceros.

Publicaciones relacionadas

Cerrar