¿Por qué son necesarios los videojuegos “políticamente correctos"?

Recuerdo la primera vez que me enfrenté a la sensación de ver a una mujer en un videojuego. Fue Meryl, de Metal Gear Solid. En un principio me causó cierta extrañeza ver a una mujer disparando como una protagonista más. Luego la cosa ya se “normalizó”, recibía un disparo y tenía que ser Snake quien fuera a salvarla como en las clásicas historias de príncipes y princesas. Tuve que esperar hasta Tomb Raider para recibir una valiosa lección: las mujeres pueden ser tan válidas como los hombres para salvar el mundo y yo, un varón, podía jugar a este juego sin ningún problema y disfrutarlo.

Mensaje captado, que un videojuego lo protagonice un hombre no quiere decir que sea para chicos al igual que si lo hace una mujer no es para chicos. Se puede disfrutar igualmente. Gracias a esta experiencia comencé a aceptar algo normal: el héroe no entiende de sexos, sí de personalidades. Da igual el género, cualquiera puede cambiar las cosas y salvar el mundo ya sea mujer u hombre y también da igual su identidad sexual. Esto que tan claro parece, en ocasiones no lo es para muchas personas.

Sólo hay que ver cómo algunos jugadores de Overwatch se mostraron bastante sorprendidos cuando Tracer desveló su homosexualidad al mundo a través de un cómic. Diantres, si hasta algunos usuarios solicitaron la devolución de su dinero por este cambio. Esta situación nos invita a hacernos una pregunta, ¿cuántas veces hemos controlado a un personaje con esta orientación sexual en los videojuegos? No nos referimos a aquellos títulos en los que podíamos elegir este camino, sino en los que esta identidad formaba parte del protagonista.

Por suerte poco a poco los videojuegos van cambiando este paradigma y vamos encontrando la presencia de personajes homosexuales en los videojuegos al igual que en la sociedad actual. Es el caso de Samantha Traynor , de Mass Effect 3, quien era lesbiana y formaba parte de la tripulación de Shepard sin ningún problema. Incluso cabía la posibilidad de mantener un romance con ella de forma muy tierna siempre y cuando hubiéramos elegido ser mujer dentro del juego. En este mismo sentido el papel de protagonista también ha sido cada vez más interpretado por el sexo femenino.

Y lo que es más importante, a medida que ha pasado el tiempo los personajes femeninos que han pasado a ser protagonistas de juegos. Un mensaje que hace entender a las nuevas generaciones de juegos que las mujeres son tan válidas como los hombres a la hora de salvar al mundo y que por supuesto, no son menos capaces que estos. Un buen ejemplo lo encontramos en Horizon: Zero Dawn, en donde jugaremos con Aloy, una chica que promete darnos grandes dosis de acción durante su fascinante historia.

Es por este motivo que se hacen necesarios videojuegos “políticamente correctos”, es decir, títulos en los que se ponga de relieve la situación actual en la que vive el mundo. Una sociedad que ha cambiado y que esta industria puede ayudar a normalizar. Aunque cueste reconocerlo, aún hay muchos tabúes que debemos superar y en este sentido los videojuegos pueden ayudar mucho. Al igual que el mundo del cine lo ha hecho en muchas ocasiones para transmitir mensajes, este universo audiovisual compuesto por títulos de todos los géneros también puede apuntalar el mensaje de que las cosas han evolucionado.

¿Quiere esto decir que no hay lugar para lo políticamente incorrecto? Por supuesto que no, el humor negro de los videojuegos como Grand Theft Auto siempre será bien recibido. Pero también es cierto que tenemos que empezar a normalizar la situación de estos colectivos maltratados por los videojuegos antaño y hacer ver que no ocurre nada si nuestro protagonista es mujer u homosexual, lo importante es la historia que nos cuenta, que nos atrape con ella y que disfrutemos del título en cuestión. Porque en realidad tanto su género, condición sexual o color de piel importa poco por ejemplo a la hora de apuntar en un shooter o de conducir un coche potente. Y esto es un camino que por suerte, estamos empezando a recorrer.

Publicaciones relacionadas

Cerrar