Sexo con las gafas puestas

 

Toca decir lo que todos estamos pensando: queremos sexo con las gafas puestas. Tú quieres, ella quiere, nosotros queremos…

Ya fuese en las novelas de ciencia ficción o en las películas, de Minority Report a Demolition Man pasando por Blade Runner, el sexo virtual siempre ha estado presente en la imaginación de escritores, directores y, por supuesto, jugones.

Llevamos varios meses en los que la realidad virtual en forma de gafas nos está regalando a la vista dos experimentos que van tomando forma, que se van convirtiendo en el futuro de las nuevas tecnologías de ocio e internet: Oculus Rift y Google Glass.

Los anteojos de Google no dejan de ser curiosos, no tienen que ver en principio con los videojuegos pero sus aplicaciones ya nos hacen soñar. Con una pantalla que expande todo tipo de elementos frente a nuestra visión y un poco de imaginación, qué queréis que os diga, yo y también vosotros, que no me engañáis, ya nos hemos puesto a soñar y troncharnos de risa: pensad en llegar a la cama con la pareja y tirar de gafas para a la vez que te pegas el achuchón, no dejar de estar conectado a Internet.

“Sexo y Google Glass”, ya lo estoy viendo anunciado en todo tipo de App´s. Tronchante, gente que se alegra de chatear teniendo las manos libres, video-llamadas, y todo el jaleo de ofertas de la red más morbosa al alcance de los propietarios más afortunados… No puedo parar de reír, como a esto le den rienda suelta y el precio sea asequible alguno no se quita las lupas ni para ir al baño: vamos, como ahora con el móvil.

Pero lo que de verdad nos pone, no lo negaréis, son las Oculus Rift (os recomiendo que leáis este completo reportaje). Vale que son feas, bastas, y es ver desde fuera lo que hace la gente sin darse cuenta y te da más risa que mirar a Búnbury mordiéndose los carrillos, pero si la cosa sale bien son el futuro de los videojuegos. Ni más ni menos.

Ahora mismo nada que hayamos visto da ese tipo de inmersión en la partida, nada. Echad un vistazo a este colega jugando a Skyrim en mitad de un prado, no me digáis que no es alucinante.

Es ponerte las gafas y convertirte en Dovahkiin, puedes caminar de un lado a otro completamente metido dentro del entorno, del escenario, la realidad es absolutamente tremenda… Otra cosa es que andando por este campo de fútbol acabes dándote con un poste de portería.

Pensad en un Larry versión siglo XXI, o un Duke Nukem que saque de nosotros todo el amor por las balas y las barras americanas, o un buen juego manga que satisfaga a todas las jugonas que disfrutan del anime, o un Mass Effect /Dragon Age que permita a hetero y homosexuales culminar como es debido las partidas en el campamento o la cama de la nave espacial. Imaginadlo en las Oculus Rift y soñad.

Se acabó pulsar al comando de botones para darle caña a las concubinas de Kratos, o ver pasar a Catherine calentando al personal. Lara Croft pasará a la acción, igual que Nathan Drake, y Tomb Raider y Uncharted nos dejarán satisfechos plenamente.

¿Lo más gracioso que se me ocurre? El significado que pueden tomar frases de videojuego como “Finish Her….Fatality!!” en mitad de la partida.

¿Qué opináis? ¿creéis que el sexo virtual está a la vuelta de la esquina?

Publicaciones relacionadas

Cerrar