¡Soy friki, el raro eres tú!

Tal día como hoy vimos por primera vez la barba de Obi Wan, los pelos de Chewbacca, a los caballeros Skywalker y Solo y las ensaimadas de Leia, así que el «iluminao» que se puso a pensar en una fecha para celebrar el Día del Orgullo Friki y decidió que el momento adecuado era el 25 de Mayo, día del estreno de La Guerra de Las Galaxias (en España siempre lo dijimos así, Star Wars se lo dejo a los yanquis).

Así que hoy es un día para celebrar, para dar brillo al sable laser (malpensados… pero sí, para eso también hay tiempo), sacar del armario la camiseta de Rambo, llamar a la nube de Goku y soñar con salir volando, buscar en el armario Porky´s y Las Aventuras de Ford Fairlane y darte un homenaje… Para al final mirar a los ojos al señor de corbata, a la chorba del insti que te trató como un pagafantas, al tipejo del banco que te mira de arriba abajo cuando entras a su oficina y pisas su sagrado suelo, a Rajoy y Rubalcaba y gritarles escupiendo en la cara: ¡SOY FRIKI, EL RARO ERES TÚ!

Porque cuando esos inútiles están haciéndose el nudo por las mañanas, llorando porque su novio cachas les pone los cuernos, robando nóminas o diezmando tu bolsillo a base de recortes, tú tienes en el pecho un orgullo marcado a fuego por Kratos, el capitán Kirk y la música de Tenacious D que solo puede definirse con una palabra: Cultura.

Sí socios, cultura. Porque saberse de memoria una serie memorable como Battlestar Galactica, recopilar durante dos décadas los tomos del manga La Espada del Inmortal, o mamarte cada uno de los juegos de Final Fantasy durante más de 20 años es de ser un tío amante de la cultura pop, de no permanecer ajeno al mundo y de acercarte a los artistas más interesantes de nuestro tiempo como pueden ser los directores de cine, dibujantes de cómic, creadores de videojuegos y demás gambiteros que pueblan nuestra cabeza con mundos imaginarios, dragones, mazmorras, samuráis y doncellas de poca ropa.

En AlfaBetaJuega, de tipejos de esa ralea tenemos unos pocos, nombres como Sakaguchi o Bleszinski (en la foto de arriba me tenéis con él cuando el pelo me respetaba hace unos años en el E3, y el amigo Cliff ejerció de friki con camiseta de Bill Gates de ficha policial) que ahora en España tendrán que mirar con más respeto. El padre de todos ellos, Shigeru Miyamoto, va a recibir un premio Príncipe de Asturias, y habría pagado dinero por ver las oficinas de telediarios y periódicos generalistas, con todos esos diplodocus de redacción que tanta cera me han dado en mis tiempos de becario y chaval sin barba, preguntándose “¿Y este japo quien es?”.

Pues bien, nos van a regalar el momento más Friki del año: el señor Miyamoto, con una fabada asturiana en el buche, recibiendo galardón de manos del hijo de nuestro monarca de safari. Esa foto será imapagable, fijo que el bueno de Felipe dice yo al Mario Kart le pego con Leonor y la hincho a bombazos.

En fin socios, hinchad el pecho cual pavo real, y salid al mundo para gritar Kowabunga, Oki Doki, Kamehameha o Hadouken, pero nunca dejéis de ser frikis, nunca dejéis de ser niños.

Publicaciones relacionadas

Cerrar