Square Enix, ¿en qué me has convertido?

No voy a mentir, tengo muchas ganas de poder a Final Fantasy XV, parece un juego lo suficientemente decente como para tenernos entretenidos durante muchas horas. Y sin embargo, no puedo evitar también sentir mucha reticencia y algo de rechazo cada vez que oigo o leo algo relacionado con el título.

Quiero jugarlo y no quiero jugarlo, me interesa y me es indiferente, me convence y no me convence, todo a la vez. Estoy algo confusa. Tal vez sea porque estoy un poquito mosqueada con Square Enix y su forma de tratar sus nuevos juegos. O la manera que tienen de tratarnos a los fans de esos juegos. No, no quiero decir que no nos tengan en cuenta, obviamente saben que sin seguidores no hacen nada y nos miman como pueden y saben, y tampoco quiero decir que les guste reírse de nosotros, aunque a veces parezca, aunque tal vez sea una sensación que a mí me da, que eso es lo que están haciendo.

Pongamos a Kingdom Hearts III como ejemplo, ¿va? Ese juego fue algo así como anunciado en 2005, poco después de que Kingdom Hearts II saliera a la venta. En teoría, el juego saldría para PlayStation 3. Vale, eso nunca llegaron a confirmarlo desde la compañía, solo eran rumores que la gente iba creando, pero eso no importa, lo que quiero decir es que el juego, o al menos la idea del mismo ya existía en 2005. ¿Cuándo se confirmó que estaban realmente trabajando en ello? En 2013.

Desde entonces la información ha salido a cuenta gotas, y cada vez que en alguna feria o convención de videojuegos decían que iban a hablar del tan esperadísimo juego, nuestra expectación crecía de forma abrumadora solo para estrellarse contra el suelo cuando apenas sí enseñaban alguna ilustración conceptual que ni se sabe si aparecerá en el juego. Obviamente no me refiero a esos trailers y pequeños gameplays que sí que han elevado mi hype hasta límites insospechados, entiéndase lo que quiero decir.



Entiendo que han tenido muchos problemas para desarrollar el juego, que se han visto obligados a comenzar casi de cero con un nuevo motor gráfico, y que seguramente seguirá habiendo obstáculos que sortearán de la mejor de las maneras. El título aún no tiene ni fecha de lanzamiento, siguen trabajando en él, y entiendo que se tomen todo el tiempo del mundo en un título tan complejo como parece que será Kingdom Hearts III, pero lo que no pueden hacer es juguetear con los seguidores de esta franquicia, levantando esperanzas de que van a mostrar algo realmente interesante cuando luego es… solo una imagen y a veces ni siquiera eso. Puede que muchos fans sean felices cada vez que Square Enix publica una foto nueva de uno de los detalles de las nuevas botas que Sora calzará en esta nueva aventura, pero a mí eso no me vale. Como fan me siento decepcionada cada vez que se lía la de Dios es Cristo por una ilustración conceptual, o por una pequeña información sobre uno de los mundos. No sé, no me parece para tanto. Yo quiero el juego o un nuevo gameplay, si el juego aún no está listo, pero no quiero un aperitivo minúsculo que no me sacia en absoluto.

Algo parecido me pasa con Final Fantasy XV. No lo mismo, ni por asomo, porque la expectación que tengo con Kingdom Hearts III está por las nubes y saluda con la mano a los aviones que pasan, y la que siento por Final Fantasy XV tal vez llegue a la azotea de un pequeño edificio de cinco plantas y charle con las palomas de por allí.

Final Fantasy XV también fue presentado por aquella época, en 2006, bajo el nombre de Final Fantasy Versus XIII, formaba parte del arco argumental Fabula Nova Crystallis. Square Enix prometió que su lanzamiento sería en PlayStation 3. Y después desapareció del mapa. Como si de un sueño aquel anuncio se hubiera tratado, no se supo nada más del juego y en 2011 fue incluso calificado como “vaporware”, término que se usa con aquellos proyectos abandonados que no han tenido cancelación oficial.

Tras siete años en los que todo el mundo parecía haber olvidado este juego, de la nada, en junio de 2013, Final Fantasy XV aparece como si el tiempo no hubiera pasado, recordándome a aquel autor español, Fray Luis de León, al que La Inquisición encarceló durante cinco años, y una vez fue liberado, volvió a la universidad para dar cátedra y retomó las clases con un “Decíamos ayer…”



Pero Square Enix no ha estado en la cárcel y La Inquisición Española no se ha echado sobre ellos acusándoles de herejes por preferir una versión de la Biblia sobre otra. ¿Qué les llevó tanto tiempo para volver a revivir Final Fantasy XV? Tras ese anuncio, han tenido que pasar otros tres años hasta que hemos podido tener una fecha de lanzamiento, fecha que hace poco se retrasó dos meses más porque, al parecer, en estos diez años que han pasado desde el primer anuncio, no han tenido tiempo para desarrollar y tener listo un juego completo.

Se lo toman con mucha calma y esa calma, aunque buena si se usa con responsabilidad y sin exceso, mina la paciencia de los jugadores, que luego, no reaccionan con tanta efusividad al lanzamiento del juego. Y después se preguntarán en la compañía qué es lo que ha pasado para que el proyecto haya fracasado o no haya tenido la repercusión que ellos esperaban. Que desde Square Enix dicen que el juego va a ser un bombazo, y prueba de ello es el esfuerzo tan grande que están haciendo para que llegue a todo el mundo, lanzando una película, un anime, y dándole la publicidad suficiente para conseguir que no caiga en el olvido. Pero yo no estoy tan convencida de ello.

Perdonaría esta política que parece tener Square Enix con sus nuevos juegos, si el mundo de Final Fantasy XV y sus personajes despertaran algo en mi interior. Que a veces lo hace, pero solo porque Florence + the Machine, uno de mis grupos favoritos, ha creado tres increíbles temas para el juego, y si esa bella mujer con voz de ángel ha querido participar en el proyecto diciendo que Final Fantasy XV le ha inspirado realmente, es porque algo de mágico sí que tiene ese universo. Pero desgraciadamente no siento que los protagonistas de esta historia me representen, ni me siento identificada con ningún personaje, y eso es malo. Tengo la sensación de que son para otra persona que no soy yo. Miro imágenes, veo el anime que han preparado para allanar el terreno al juego… Y no, ya vaticino que no va a ser lo mío.

Aún así, lo quiero y lo detesto a partes iguales… ¿En qué me has convertido, Square Enix?

Cerrar