Temple Run, éxito y trampas

En la escena inicial de Indiana Jones, nuestro protagonista sopesa sus opciones antes de retirar el ídolo dorado de su pedestal. Un error en el peso al sustituir la estatua daría al traste con su aventura. Indiana falla en su cálculo y la trampa final del templo se activa. Una roca gigante cae y empieza su inexorable carrera para aplastar a nuestro protagonista. Esta escena sirvió de inspiración a los creadores de Temple Run para crear su juego de éxito, pero también nos sirve de metáfora tanto para la propia desarrolladora como para el resto de creadores de la App Store.

Temple Run no fué el primer juego de Imangi Studios. Como otros muchos empezaron clonando ideas populares. Hippo High Five es similar a “Doodle Jump” con un hipopótamo de protagonista y Harbor Master es una variante de Flight control cambiando los aviones por barcos. Con el éxito de este título, que ahora sería insignificante, pero que para estándares de 2009 fue bastante reseñable, decidieron ser más ambiciosos. Max Adventure era una aventura 3D en la que el pequeño Max debía defender su barrio de los extraterrestres que habían abducido a todos los adultos. El tamaño del juego era considerable para un estudio compuesto de sólo 3 personas. Bien recibido por la crítica, supuso un fracaso a nivel de ventas.

¿Como te recuperas de tu primer fracaso? Y sobre todo, ¿como te recuperas después de haber fracasado con un juego que no se parece a ningún título de éxito? Puedes volver a intentar una idea original o jugar sobre seguro. De ahí nace el primer Temple Run. Del miedo a tener que cerrar. Cogieron la fórmula del “infinite runner” popularizada por Canabalt, que tenía una legión de imitadores, y la fusionaron con una de las escenas más icónicas del cine. El resto es historia. Más de 100 millones de descargas y un futuro asegurado para los tres componentes de Imangi Studios.

Temple Run 2, que ya puedes descargar, juega sobre seguro. Depura la fórmula intentando mejorar sin cambiar mucho. No arriesga. Una vez que tienes la fórmula del éxito, tienes que seguir con ella. Las descargas los respaldan. Más de 20 millones de personas han jugado ya a Temple Run 2 en 4 días. Y el juego está en el segundo puesto de aplicaciones por ingresos. La gente no sólo lo descarga, sino que se gasta dinero dentro.

Igual que Indy consigue atravesar todas las trampas hasta llegar al ídolo, Imangi tiene ese conocimiento. Uno puede plantearse si en realidad no son como Satipo, el asistente que acompaña al doctor Jones en esa escena inicial. Aprovecha su conocimiento para sortear las mismas trampas y robar, momentáneamente, el ídolo dorado. Tendremos que ver si Imangi consigue salir de la sombra de aquellos de los que se inspira. Siguiendo la metáfora, veremos si el joven Indy consigue su sombrero, su seña de identidad que los distinga del resto y no se queda olvidado en un pasillo oscuro, atravesado por la trampa que no supo sortear.

@prisioneropixel
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar