Un año de luces y sombras

En poco más de 72 horas un nuevo año habrá llegado a su fin y estaremos tomando uvas y dándole la tabarra con el matasuegras a un amigo. La Nochevieja es una tradición centenaria, pero también lo es hacer balance de lo que nos han dejado los últimos doce meses. Eso es lo que pretendemos hacer en el día de hoy, pues vamos a hablaros de lo que para nosotros ha sido lo mejor y lo peor del año en materia de videojuegos.

Lo primero que debemos celebrar este año es el renacer de Nintendo. No muchos esperaban que tras la hecatombe de Wii U la Gran N podría sobreponerse, pero la idea de una consola híbrida ha sido exactamente lo que necesitaba la compañía. El resultado más inmediato es que Switch ha vendido más de diez millones de unidades en menos de un año natural. Pero eso no habría sido posible sin un buen catálogo de obras.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Super Mario Odyssey, Xenoblade Chronicles 2, Mario + Rabbids: Kingdom Battle, Splatoon 2 o Arms son solo algunos ejemplos de los videojuegos que han elevado a Nintendo a lo más alto de las buenas noticias de este 2017. Las otras dos grandes compañías del sector, Sony y Microsoft, han presentado también sus luces, aunque en este caso sí que hemos tenido alguna que otra sombra.

Microsoft nos ha deleitado recientemente con el lanzamiento de Xbox One X, la consola más potente del mundo y la única capaz de reproducir videojuegos a 4K nativo. Indudablemente es una maravillosa noticia para la industria, aunque un año más la mala noticia para la compañía de Redmond es que no ha tenido grandes exclusivos que atraigan la atención del público aficionado al ocio electrónico, al menos español.

Así las cosas, Forza Motorsport 7, Cuphead y PlayerUnknown’s Battlegrounds han sido prácticamente los únicos atractivos de la consola este año, y todos han llegado en los últimos meses del 2017. El otro gran problema de Xbox One ha sido que todos los grandes estrenos que estaban previstos para 2017 se han acabado retrasando para 2018. Hablamos de Crackdown 3, State of Decay 2 y Sea of Thieves, además del cancelado Scalebound.

El 2017 ha sido el año de la consolidación como gran empresa del sector actualmente para Sony, pues su PlayStation 4 ha recibido un sinfín de títulos exclusivos que han enganchado a miles de personas de todo el mundo. Toma aire para leer la lista: Horizon: Zero Dawn, NieR: Automata, Gran Turismo Sport, Uncharted: El legado perdido, Nioh, Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, Persona 5, Gravity Rush 2, Knack 2, Farpoint o The Elder Scrolls V: Skyrim VR son solo algunos ejemplos.

Sin embargo, la sombra de Sony en este 2017 han sido los juegos que aún están por lanzarse. En el horizonte otean God of War, Detroit: Become Human, Days Gone, Spider-Man, The Last of Us: Part II o Death Stranding, pero Sony no ha sido capaz de confirmar ni una sola fecha de lanzamiento para estos esperados títulos, de modo que aún estamos esperando a ciegas por todo lo que debe estrenarse en 2018 o más tarde.

Más allá de las tres grandes compañías hemos vivido otros grandes momentos en 2017. El fenómeno PlayerUnknown’s Battlegrounds ha vuelto a demostrar que a veces una buena idea es mucho mejor que un presupuesto desorbitado. El éxito de lo independiente también lo han ratificado obras maestras de la talla de Hellblade: Senua’s Sacrifice, Life is Strange: Before the Storm, Night in the Woods, Hollow Knight o What Remains of Edith Finch, auténticos imprescindibles de este año.

Al contrario de lo que muchos pudieran pensar, la realidad virtual ha seguido más viva que nunca en este 2017 y especialmente Sony con PlayStation VR y HTC Vive han apoyado a sus dispositivos con grandes juegos. Resident Evil 7, Farpoint, The Elder Scrolls V: Skyrim, Doom VFR o Gran Turismo Sport son algunos ejemplos de videojuegos de realidad virtual que demuestran que la tecnología sigue muy viva.

Estas son algunas de las luces y sombras que nos ha dado la industria del videojuego en 2017; una industria del videojuego que está haciendo todo lo posible para que el 2018 sea todavía mejor. Sí, no viviremos más lanzamientos de consolas, pero tiene pinta de que las tres grandes compañías del sector están preparando un catálogo de estrenos absolutamente salvaje para mantenernos entretenidos a lo largo de todo el año. Por el momento, ¡feliz Navidad y próspero 2018!

Publicaciones relacionadas

Cerrar