Una nueva desesperanza

¡Yo soy tu padre!

Cuatro palabras y ya estábamos perdidos. Notad que empezamos a ocultar claves en la columna por aquello de que J.J Abrams va a dirigir Star Wars VII, y ya veremos si la VIII, la IX y la LV. ¿Y por qué nos volvimos locos? Pues por una fórmula matemática extraña: coges a Kurosawa y su Fortaleza Escondida, le sumas el esquema del cine de aventuras clásico punto a punto, le añades un toque telenovelesco y rompes el puzle colocando las piezas que te faltan en episodios sucesivos y ¡vòila! ¿Puede esto último haber convertido a J.J (vamos a empezar a llamarle así para economizar) en el candidato perfecto para dirigir la nueva trilogía?

Antes de contestar a la pregunta, sigamos reflexionando. El problema es que que mantengas una constante no te garantiza el éxito. Y sino que se lo pregunten a Jar Jar Binks. De ahí que el desafío sea máximo en esta ocasión. O cargan al sable láser con una energía renovable o cambiarle la bombilla les va a salir caro.

Pero en AlfaBetaJuega no nos gustaría caer en el Lado Oscuro sin proponer un remiendo al monástico código Jedi: Star Wars debería pensar como pensamos con los videojuegos. Una película basada en un videojuego suele suponer que centenares de personas pidan la admisión voluntaria en un sanatorio mental. Un videojuego que viene de una película suele hacer que usemos la Fueza y su bendita telequinesia para devolver el disco a la estantería sin tocarlo con las manos. Pero, ¿y coger la esencia de un videojuego y pasarlo a pantalla? J.J ya lo consiguió: ¿o si no quién puede explicarnos qué clase de objeto, regeneración de salud o poder ciencielógico conseguía hacer que Tom Cruise volviese del averno en Misión Imposible III y en el acto se llevase por delante a un ramillete de matones? Eso solo pasa en los videojuegos.

El problema es que si a la habitual diatriba entre cine y videojuegos le añades el factor J.J, pasa lo siguiente: los Tauntaun lloran, las picas láser se alzan enfurecidas y la saga de Star Wars puede terminar en una iglesia repleta de humo negro que en realidad es una pesadilla de Antonio Resines. El único motivo que actualmente puede llevarnos a la esperanza es que Leonard Nimoy haga de Jedi. Pero ese es el único rumor que no ha circulado en la red de posibles participantes en la saga. Y de todas las especulaciones tuvo que confirmarse la que todos mirábamos con recelo.

Pero bueno, antes de que servidor decida hacerse el harakiri con su espada de luz, pondremos una velita a nuestra imagen de San Quin-Gon Jinn, activaremos ese objeto especial llamado “amor ciego por la saga” que nos ha llevado años conseguir, tomaremos aire y contaremos hasta 10.

¿Quién ayuda? Allá vamos: 4…8…15…16…23…42…

Publicaciones relacionadas

Cerrar