7 errores que todos cometimos en Pokémon alguna vez

Hay errores que nunca se olvidan y estos de Pokémon son más comunes de lo que parece.

Actualmente, Pokémon es una de las series de videojuegos más conocidas y exitosas. Prácticamente toda la comunidad conoce los fundamentos básicos sobre los que se sustenta y, de lo contrario, hay numerosas guías que pueblan internet en las que conocer algunos de los principios fundamentales para disfrutar de los juegos de Game Freak. No obstante, cuando este viaje se inició, no había tantas posibilidades de obtener información sobre los títulos y todos aquellos que jugamos a Pokémon cometimos algunos errores de bulto que hoy en día pueden parecer absurdos. Si te iniciaste con las dos primeras generaciones, ponte cómodo, porque probablemente alguno de estos casos te resulte familiar.

No llevar en el equipo a un Pokémon con la MO necesaria para avanzar

corte pokémon

Hoy en día la fórmula de las MO se ha simplificado y ni siquiera es necesario que un Pokémon conozca el movimiento para poder avanzar por el mapa. Sin embargo, en las primeras entregas era necesario que un Pokémon del equipo conociera el movimiento para poder ejecutarlo. En aquellos momentos era difícil saber esta información y resultaba frecuente encontrarse frente a un árbol que requería Corte, llegar a una zona acuática para hacer Surf o internarse en una cueva oscura que necesitaba Destello y no disponer de un Pokémon en el equipo con ese movimiento.

Intentar atrapar a los Pokémon de los rivales

team rocket pokémon

Robar está mal, eso es un fundamento básico de la vida y también en el universo Pokémon. No obstante, durante un enfrentamiento con un rival cabía la posibilidad de utilizar una pokéball. ¿Y si la opción existe, por qué no intentarlo? En mi caso particular he de reconocer que, por despiste, pensé que me encontraba ante un Pokémon salvaje y le lancé la pokéball, recibiendo una reprimenda del propio juego. No obstante, no descarto que muchos jugadores fueran miembros potenciales del Team Rocket que buscaban apropiarse de los Pokémon ajenos.

Creer que Farfetch’d evolucionaba en Doduo

farfecht doduo

Hay muchas creencias erróneas en la historia de Pokémon, como la del camión que ocultaba a Mew. No obstante, la distribución de la Pokédex ha ofrecido algunos de los errores más inverosímiles a día de hoy. Creer que Gyarados evolucionaba en Lapras era venirse muy arriba, pero la confusión con Farfetch’d y Doduo era más plausible, dado que incluso el álbum de cromos oficial de Pokémon los situaba en la misma línea evolutiva. Muchos perdimos horas y horas intentando evolucionar a nuestro Farfetch’d en Doduo sin éxito.

Utilizar la Master Ball con un Pokémon cualquiera

master ball pokémon

La Master Ball es uno de los objetos más preciados y útiles de Pokémon, especialmente para capturar a los Pokémon legendarios. La lógica decía que lo mejor era reservarla para el encuentro con Mewtwo, pero muchos la utilizaron sin conocer realmente su uso, desperdiciándola con un Pokémon cualquiera y sufriendo después para atrapar al trío de aves o el propio Mewtwo. Hoy en día eso es casi impensable.

Intentar reunir 1 millón de yenes para comprar la bici

tienda bicis pokémon

La bici siempre ha sido un elemento indispensable para avanzar más rápido por las regiones y en la primera generación se ofrecía comprarla en primera instancia por 1 millón de yenes. Ante el desconocimiento de lo que vendría después, no fueron pocos los que invirtieron su tiempo en intentar reunir la cantidad necesaria para hacerse con ella, aunque eso es imposible: el límite de dinero es 999.999 yenes. Actualmente es algo que conocen todos los jugadores de Pokémon, pero por aquel entonces era difícil saber que más tarde te la regalarían sin necesidad de ahorrar nada.

No guardar partida antes del encuentro con un Pokémon legendario

mewtwo pokémon

Los Pokémon legendarios en aquella época eran súper exclusivos y solo se permitía un encuentro para poder obtenerlos, por lo que había que ser muy certero en el combate y en el intento de captura; además, el ratio era muy inferior a lo que es ahora. Un error muy común era no conocer el detalle de que solo había una posibilidad para atraparlo: si lo debilitabas o te quedabas sin pokéball, adiós a tenerlo en tu posesión. Guardar la partida antes de su encuentro se ha convertido en un mantra imprescindible, pero por aquel entonces hubo que aprenderlo a las malas, teniendo que recorrer toda la zona anterior desde el último guardado. Un infierno, vaya.

No llevar los huevos en el equipo para que se abrieran

huevo pokémon

Para esto hubo que esperar a la segunda generación, donde se introdujo la crianza. El primer huevo se recibía de manos del profesor Oak en la región de Johto y contenía un Togepi. Era muy fácil olvidarse de que necesitaba estar en el equipo para abrirse y que requería de ciertos pasos para su eclosión, por lo que en muchos casos el pobre Togepi se quedaba abandonado en una caja del PC esperando a nacer.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar