Game Pass, Razer Kishi y Samsung Galaxy Note 20 – ¿La combinación ganadora del juego en la nube?

Hemos puesto a prueba el servicio de juego por streaming de Xbox con lo mejor de Samsung y de Razer. Te lo contamos todo.

No os voy a engañar. Aunque siempre he sido alguien interesadísimo en las bondades del juego vía streaming, también he sido alguien que se ha llevado muchos varapalos en este terreno. Ahí estuve cuando Onlive empezó a proponer su fórmula, con desastroso resultado. Ahí estuve también cuando Gaikai llegó. Y desapareció.

Y aquí estoy con Game Pass y su juego en la nube.

La tecnología todavía tiene cierto recorrido por delante, pero ahora sí, este es el camino, como diría aquel de Mandalor. He estado varios días probando el combo del servicio Game Pass Ultimate con juego en la nube, el Samsung Galaxy Note 20 Ultra 5G y el mando Razer Kishi Xbox Launch Edition. Y mentiría si os dijera que no me ha sorprendido. Así, sí.

Xbox, Samsung y Razer: un buen combo en la nube

Articulo Razer Kishi Game Pass Samsung Galaxy Note 20 Ultra

Un muy buen servicio, con un terminal puntero y con el que, probablemente, sea el mejor mando para jugar en teléfonos móviles. Debo decir que he podido probar también las bondades de este combo de teléfono y streaming con el mando de Xbox One, y la experiencia no es mala; pero la propuesta del Razer Kishi se amolda mucho mejor, tanto en sentido literal como figurado.

Como en todo en esta vida, lo mejor es ir por partes para explicaros qué se siente y qué tal funcionan todas estas piezas del puzle del streaming en conjunto. Así pues, y si me lo permitís, vamos a empezar hablando del dispositivo central para el juego en este caso, de ese Galaxy Note 20 Ultra 5G.

El teléfono – Samsung Galaxy Note 20 Ultra 5G

Sí, el tope de gama de Samsung y sus Note ha sido el centro de prueba para este experimento en la nube, que ya poco tiene de experimento, siendo francos. En mi caso, el modelo exacto a probar ha sido el Galaxy Note 20 Ultra 5G color Mystic Bronze. Con un acabado similar al del oro rosa, recto en formas y curvado en la superficie de pantalla, es un paso de gigante a nivel de tecnología y diseño.

También es grande, muy grande. Sus medidas totales son de 6,9 pulgadas, para una pantalla de 6,8 pulgadas con esquinas redondeadas. Por supuesto, no le fallan ni el corazón, una CPU de 8 núcleos con frecuencias que van desde los 2 hasta los 2,73 GHz; ni los ojos, una tríada de cámaras traseras que alcanzan los 108 Megapíxeles.

Cámaras Samsung Galaxy Note 20 Ultra 5G
El teléfono tiene 3 cámaras en su parte trasera

Pero lo que interesa para la experiencia de Xbox son tanto la pantalla, como la conectividad y la autonomía. Recordemos que este es un servicio pensado para funcionar en cualquier parte y con cualquier tipo de dispositivo, que se trata de algo pensado para facilitar el acceso a videojuegos triple A, doble A, indies y de todo tipo en cualquier parte.

Con Android en su interior y compatibilidad con redes 5G, en este caso, se ha puesto a prueba principalmente con una red inalámbrica de 5 GHz a 600 Mb de fibra simétrica. Lo primero que tengo que decir sobre esto es que exprime hasta el último mega de ancho de banda, y mejor aún, que su batería apenas se resiente.

Reproduciendo vídeo puede alcanzar las 19 horas de autonomía sin despeinarse y, hasta donde he podido probar (porque hay muchas cosas que hacer en el día a día), una sesión de 5 horas de juego con Game Pass, conectado a la red Wi-Fi, con pantalla funcionando, altavoces al máximo y el USB-C trabajando con el Razer Kishi no ha llegado a quitarle el 50% de batería. Brutal.

Puntero Samsung Galaxy Note 20 Ultra 5G

En cuanto a la pantalla, son casi 7 pulgadas a una resolución Quad HD+. Tiene de sobra para lucir bien cada juego del catálogo de Game Pass, aunque estos aparecen con unas franjas negras a los laterales, obviamente por la diferencia de formato. No es algo negativo, aunque habría sido un gustazo que abarcara toda la pantalla de este terminal a la hora de ejecutar estos juegos.

Resumiendo. Es un dispositivo que está en el podio de lo más potente del mercado y que tiene materia prima de sobra para que Game Pass vaya como la seda en él. Sin duda, lo mejor es la estabilidad de la conexión a internet, que garantiza el juego sin cortes; su genial pantalla, perfecta para leer hasta los textos más pequeños, y su autonomía.

El servicio – Xbox Game Pass

xCloud planeado para consolas
xCloud ya está en móviles, pero quiere extenderse a más plataformas

Creo que a estas alturas poco nuevo puedo contar sobre Game Pass que no se haya contado ya en esta santa casa. Como servicio de juegos, soy de los que piensa que actualmente no hay nada que lo iguale. Y lo puedo decir con toda la tranquilidad del mundo, máxime con los movimientos recientes de Microsoft.

Un catálogo que no deja de evolucionar y que se trae los grandes lanzamientos desde el primer día. Pero, ¿cómo se traslada esto al juego desde el móvil en la nube? Pues con resultados mucho mejores de lo esperado, y que lo probado en aquella lejana beta.

Hay que decir que Samsung y Microsoft han forjado una interesante alianza con el servicio y con sus Galaxy Note 20, prueba de ello es que la app de Game Pass no está solo en la Play Store, sino también en la tienda de Samsung. Además, también me atrevería a decir que la fluidez a la que se ejecutan los juegos y la reducción de “artefactos” es considerable en este terminal con respecto a otros en los que he hecho pruebas.

Xbox Game Pass

Lógico, también. Las características del Note 20 Ultra dejan en pañales a las del Redmi Note 5 y el Mate 20 Lite en los que he probado Game Pass para comparar. Ni que decir tiene que el terminal de Samsung ha ganado de calle en toda comparativa tanto por rapidez al ejecutar Game Pass como en la experiencia de juego ofrecida.

El servicio, como decía, ofrece los juegos vía streaming en el caso de jugar a través del smartphone, que es a lo que hemos venido aquí. Sin embargo, también permite al usuario disfrutar de los juegos de su catálogo gratis tanto en PC como en Xbox One, Xbox Series X y Xbox Series S. Es decir, si tienes un buen equipo o alguna de estas consolas, la opción del juego en la nube es un complemento realmente bueno, sobre todo a la hora de continuar tus partidas. Todo el progreso es cruzado, y eso no hace más que mejorar la experiencia de usuario.

Como mencionaba al comienzo de este apartado, poco más se puede añadir sobre lo bueno y lo malo de Game Pass que no se sepa ya. Sí que es importante destacar que el uso de una red 5 GHz es obligatorio para que todo vaya como debe. Aunque con una de 2,4 GHz también funciona bien, los microcortes y la pérdida de calidad son bastante notorios así.

El control – Razer Kishi Xbox Edition

Razer Kishi Xbox Launch Edition

Toda una sorpresa, sin duda alguna. El Razer Kishi es un mando acoplable al teléfono móvil que no tiene nada que envidiarle a un mando de Xbox One, y eso que hablamos de uno de los mejores mandos que hay en el mercado ahora mismo. Dos gatillos analógicos, D-Pad, botonera frontal, dos botones superiores y dos sticks de control. Tiene todo lo que hace falta.

Lo importante, y sobre todo interesante, de este accesorio es cómo se utiliza. Lo primero a tener en cuenta es que solo es compatible con terminales que tengan puerto USB-C, ya que se conecta a través de este en la parte inferior del teléfono. De esta forma, el smartphone se introduce en su interior, quedando acoplado en las ranuras de las que dispone el Kishi. Y sin miedo, porque cuenta con unas gomas internas que protegen al terminal.

El mando se despliega desbloqueando unos seguros que tiene en su parte trasera, quedando dos partes conectadas entre sí a través de una goma elástica trasera que, a su vez, hace las veces de protección para el teléfono. La distribución, una vez colocado todo, queda de forma que tus manos están a ambos lados de la pantalla y tienes toda la acción perfectamente visible.

Razer Kishi Xbox Launch Edition 02
Se acopla en los laterales del teléfono sin problema

Peso bien repartido gracias a este diseño, y una ergonomía absoluta para disfrutar del juego sin problemas. Ciertamente, es una solución mucho más cómoda que usar un mando cualquiera y cualquier tipo de soporte para acoplar el teléfono a este. A diferencia de este caso, con el Razer Kishi, el peso queda distribuido entre tus manos, no sobre ellas.

La respuesta es sensacional, y los materiales tienen mucha más calidad de lo que esperaba en un primer lugar. Aunque bien es cierto que Razer es conocida por la calidad de sus periféricos gaming. Sí que veo necesario recalcar que, para colocar el Galaxy Note 20 Ultra, hay que forzar un poco dado su tamaño. Lo bueno de esto es que luego queda encajado con los mandos como si fueran un guante. Totalmente estable y sin holgura de ningún tipo.

Razer Kishi Xbox Launch Edition USB-C
Este puerto USB-C permite cargar el teléfono mientras juegas

Se adapta perfectamente y te da todo el control necesario para jugar, incluso aunque haya juegos con opción táctil. De verdad que ya no concibo jugar en el teléfono sin este mando, y mucho menos a cualquier juego de Game Pass. La respuesta es precisa y cómoda, sin importar el juego. Y eso es lo verdaderamente importante.

La experiencia con el juego en la nube de Microsoft en el smartphone de Samsung

Game Pass en el Samsung Galaxy Note 20 Ultra 5G

Vistas las partes individualmente, es hora de hablar del conjunto en sí mismo. La idea de poder jugar en un teléfono móvil a los juegos de la actual generación parecía una locura, pero esta combinación de servicio + teléfono + mando demuestra que es una realidad de lo más palpable.

He puesto a prueba prácticamente todo el catálogo de Game Pass y, en el 90% de los casos, la experiencia ha sido casi idéntica a la de jugar en el PC con un mando de Xbox One. Ciertamente, hay una ligera diferencia en cuanto a calidad de imagen, porque no hay que olvidar que lo que vemos en el terminal es una especie de “vídeo” que responde a nuestras acciones; pero es algo que queda más disimulado gracias al tamaño de la pantalla.

Por otro lado, solo lo he podido poner a prueba en casa, con la red Wi-Fi instalada, dado que la cobertura 5G con la que es compatible el teléfono no es algo extendido todavía. Aun así, el ancho de banda y la estabilidad han sido más que suficientes para disfrutar no solo de partidas sin cortes, sino también de una respuesta inmediata.

DOOM Eternal Ancient Gods Game Pass

Habrá un delay mayor que jugando en un sistema local, pero la diferencia es pequeñísima, y eso demuestra la enorme fortaleza de este servicio y el buen camino que tiene por delante. Sí que es cierto que, en juegos más intensos o exigentes, como ha pasado en alguna ocasión con Forza Horizon 4, la respuesta no era igual de buena y a veces aparecían demasiados artefactos.

Sin embargo, con otros como DOOM Eternal, puesto a prueba además con su último DLC, todo ha ido de perlas en todo momento. Y el que conozca al Doom Slayer ya sabe que es alguien que requiere muchísima velocidad y agilidad a los mandos para plantar cara a enormes hordas de demonios. En resumen, el festín de casquería que aparece en pantalla necesita que todo luzca bien y que todo responda bien. Y en ambas cosas, cero pegas.

Salvo por algún problema puntual, más achacable a la calidad de conexión en casa que al servicio en sí, el resultado es algo tremendamente satisfactorio. El catálogo no deja de crecer y a mí me faltan horas para jugar a tanto, pero sé que cuando el 5G se asiente, voy a poder sacar cualquier pequeño rato allá donde vaya para echar alguna partida con Game Pass. Además, con un mando como el Razer Kishi, los problemas de control desaparecen.

Game Pass Samsung Galaxy Note 20 S Pen

Poco a poco, el juego en la nube se va acercando a su meta, y sin duda Microsoft está demostrando que es la más capacitada para ello. Quedan pequeñas aristas por pulir, obviamente, pero esta es la mejor experiencia que he tenido jugando vía streaming. El Galaxy Note 20 Ultra da mucha autonomía y una pantalla perfecta para jugar, el servicio va como la seda y el Razer Kishi ha sido toda una sorpresa. Menudo cóctel hay aquí para la nube.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar