Conoce a Neil Druckmann, el artífice de un gran éxito como The Last of Us

El director creativo de The Last of Us Parte II ha protagonizado una evolución meteórica en la filas de Naughty Dog.

The Last of Us Parte II es uno de los juegos más ambiciosos que se pueda ver en el sector del ocio interactivo y el más grande que se haya creado en las oficinas e Naughty Dog. La primera entrega de la saga ya es uno de los títulos mejor valorados por los usuarios de PlayStation, por lo que las expectativas en torno a lo que puede ser la secuela son enormes. Neil Druckmann es el máximo responsable de la franquicia y, además, es el vicepresidente del estudio californiano.

Su ascensión ha sido meteórica en el sector, comenzando sus primeros pasos en 2004 con muy poca experiencia en lo relativo a crear juegos. Dieciséis años después, ya es una de las caras más conocidas del sector que nos ocupa y uno de los creativos mejor valorados tanto por público como por crítica, debido a la excelente calidad que tienen los videojuegos que llevan su firma, ya sea en el terreno de narrativa o en cualquier otro aspecto que envuelve la creación de un producto de este calibre.

El arrojo triunfador mezclado con la precocidad

neil druckmann

Neil Druckmann nació en Israel en el año 1978. No obstante, su vida iba a dar un vuelco desde muy temprano, pues a los diez años ya estaba haciendo las maletas para mudarse junto a sus padres a Estados Unidos. Desde muy joven se interesó por los videojuegos y su afición le aportó un enorme conocimiento del idioma inglés, además del interés por diseñar historias y contarlas. No obstante, a esa edad ni siquiera se planteaba entrar en la industria del videojuego y ni mucho menos pensaba que se convertiría en el vicepresidente de su compañía predilecta.

Durante sus estudios en el instituto en el que se formó, Druckmann soñaba con ser criminólogo, aunque su idea cambió al cursar una asignatura de programación. Eso encendió una bombilla en su cerebro, haciéndole ver que se desenvolvía con bastante soltura en la materia y que eso era a lo que se dedicaba la gente que creaba videojuegos. Desde ese momento, su vida cambió por completo: tenía claro cuál era su objetivo. Un joven Neil se matriculó en la universidad para cursar la Licenciatura en tecnología de entretenimiento. Tras terminar sus estudios, realizó un movimiento arriesgado y sorprendente, que a la postre definió su futuro.

Acudió a la Game Developers Conference, donde se reunían algunas de las personalidades más conocidas del sector y, tal y como explicó años después en una entrevista, fue un auténtico pesado con Jason Rubin, uno de los fundadores de Naughty Dog. Tras decirle por activa y por pasiva que quería entrar en el mundillo, Rubin le dio su contacto y Druckmann no dudó en enviarle su portfolio. Un tiempo después, le respondieron ofreciéndole un puesto en prácticas en el estudio de la huella, algo que aceptó encantado. Comenzaba una carrera que no ha parado de creer.

Uncharted y su proclamación como uno de los guionistas más aclamados del sector

druckmann premio uncharted

Los dos primeros meses de Neil Druckmann en Naughty Dog se centraron en realizar algunas tareas de apoyo en el terreno de la programación. Su audacia y el gran trabajo realizado calaron muy hondo entre las altas esferas de la compañía, con lo que le ofrecieron un trabajo a jornada completa y lo incluyeron en el proyecto en el que se encontraban inmersos en ese momento: Jak III. Formó parte del equipo de programadores en la despedida de Jak & Daxter, ya que también hizo lo propio con sus título de karting, Jak X: Combat Racing.

Tras ello, Naughty Dog se preparaba para dar el salto a PlayStation 3, aunque tuvieron que enfrentarse a grandes cambios por la marcha de los dos fundadores del estudio, el propio Jason Rubin y Andy Gavin, quienes necesitaban unas vacaciones tras la intensidad del trabajo en los últimos años. Fue entonces cuando Neil Druckmann escaló un peldaño clave en las filas del estudio: comenzó a trabajar como guionista, siempre de la mano de Amy Hennig. Así, en la primera entrega de la saga Uncharted, contribuyó a elaborar algunas de las líneas de diálogo, aunque desarrolló su trabajo principal como diseñador. El proyecto fue un éxito, hasta el punto de que hoy en día la saga es uno de los grandes estandartes de la marca.

Obviamente, la secuela debía ser más ambiciosa. Druckmann fue ascendido a diseñador jefe de Uncharted 2 y, además, también ejerció más influencia en el guion de la propuesta. Junto a Hennig, ambos elaboraron en que está considerado por muchos como el mejor juego de la saga Uncharted y que también supuso el reconocimiento de la crítica, alzándose como el vencedor de Juego del Año en la gala de los Video Game Awards. Druckmann comenzaba a abrirse paso en el Olimpo de los creativos de videojuegos, aunque lo mejor estaba por llegar.

La explosión en la dirección: The Last of Us y Uncharted 4

druckmann y straley

Los excelentes resultados obtenidos con la secuela protagonizada por Nathan Drake provocaron cambios en Naughty Dog para extender sus horizontes. Se dividió en dos equipos para tratar dos títulos al mismo tiempo. Uno de ellos sería Uncharted 3, bajo la batuta de Amy Hennig, mientras que el otro se dedicaría a una aventura completamente nueva y para esta impronta se le dieron más galones a Druckmann: realizaría las tareas de director del proyecto junto a Bruce Straley.

Lo que pasó a partir de entonces ya es historia: nació The Last of Us y todos sabemos la importancia que tiene la propuesta en la actualidad. El trabajo de Naughty Dog recibió decenas de premios y es uno de los videojuegos más espectaculares que se ha visto en el entorno de PlayStation. La manera de contar el viaje protagonizado por Joel y Ellie ha conseguido trascender más allá de todos los límites, demostrando que una propuesta de corte intimista y basada en matices puede triunfar por encima de la espectacularidad. Y eso solo fue el principio de lo que estaba por venir.

Para definir la última aventura de Nathan Drake en los videoojuegos, el tándem formado por Druckmann y Straley volvió a repetir. La salida de Amy Hennig de Naughty Dog dio un vuelco al desarrollo de Uncharted 4 y ambos cogieron las riendas del proyecto para convertirlo en lo que ha sido finalmente. No cabe duda de que el tinte que se le dio a esta entrega era muy diferente a lo que se había visto anteriormente en la saga. De hecho, prácticamente olvidaba todo lo visto en Uncharted 3 y se enfocaba a algo más parecido a lo visto en su segunda entrega. Casualmente, la última en la que trabajaron ambos creativos antes de ponerse al mando de The Last of Us. Nacía el sello de «calidad Naughty Dog».

Aventura en solitario con The Last of Us Parte II y vicepresidencia en Naughty Dog

druckmann last part ii

Neil Druckmann ya era uno de los creativos más conocidos en el sector y no es para menos. No obstante, aún no había podido liderar un proyecto en solitario, pues siempre había compartido cartel con Hennig o con Straley. La oportunidad de hacerlo se le presentó con The Last of Us Parte II, proyecto en el que ha estado implicado hasta hace muy poco, pues él mismo anunciaba que la propuesta ya se encuentra en fase Gold. Para esta nueva aventura se espera una historia mucho más cruda y cargada de los mismos matices que llevaron al estrellato al primer The Last of Us.

A mitad de camino de su trabajo como director creativo de The Last of Us Parte II, también se anunció que Druckmann pasaba a subir un nuevo escalafón en el estudio, siendo el nuevo vicepresidente de Naughty Dog. Por lo tanto, el futuro de lo que se cree a partir de ahora en el estudio pasa, en gran medida, por las manos de aquel chico israelí que llegada a Estados Unidos con una maleta cargada de sueños. Sin duda, se trata de un ascenso meteórico a una carrera marcada por una calidad exquisita y proyectada en la firme creencia de llegar un paso más allá de lo que se ha hecho hasta ahora. Es por ello que es inevitable no sentirse emocionado ante lo que será el nuevo reflejo de su creatividad. La fecha marcada para ello es el próximo 19 de junio.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar