N64 Mini y PS2 Mini: ¿hay vida más allá de Super Mario 64 y GTA: Vice City?

Las consolas de Nintendo y Sony son el siguiente paso lógico pero, ¿por qué títulos deberían apostar?

Nintendo 64 Mini

Las versiones en miniatura de las consolas con las que casi todos hemos crecido están de moda, resulta innegable. Nintendo abrió la veda con NES Classic Mini y Snes Classic Mini. Sony no dudó en subirse al carro y la elegida fue PlayStation, mientras que Sega hará lo propio el próximo mes de septiembre con Mega Drive Mini, de la cual ya conocemos sus 42 juegos incluidos. En cualquier caso, la realidad es que estamos a punto de alcanzar el ecuador de 2019 y ninguna de las compañías implicadas se han pronunciado al respecto.

Sin embargo, no conviene olvidar que tampoco tuvimos que esperar demasiado tiempo entre el anuncio y lanzamiento de las consolas citadas arriba, así que no parece ninguna locura que en cualquier momento podamos presenciar un movimiento ¿inesperado? Sea como fuere, hay que destacar que Sony ya se encuentra dedicando casi todos sus esfuerzos a la llegada de PlayStation 5 —y a lanzar los pocos títulos pendientes para su plataforma actual—, por lo que, en principio, parece que tendrá unos primeros meses de 2020 bastante tranquilos. En el caso de Nintendo, con Switch ya completamente asentada en el mercado, cualquier momento se antoja favorable para anunciar N64 Mini.

Dos catálogos y un potencial incuestionable

catálogo

A todos nos gusta lanzar nuestras predicciones cuando repasamos los posibles títulos que podrían traer consigo este tipo de consolas, es un hecho. Cuando hablamos de Nintendo 64, resulta inevitable no pensar en nombres propios como Super Mario 64, The Legend of Zelda: Ocarine of Time o Super Smash Bros, entre otros. En el caso de PlayStation 2, rara es la vez que no salen a la palestra obras como Grand Theft Auto: Vice City o God of War. Damos por sentado que, en el caso de que estas consolas acaben en nuestras manos, hay videojuegos que no pueden faltar. Sin embargo, nunca llueve a gusto de todos y rara es la vez que no acabamos lamentando la pérdida de esa franquicia que habría aportado riqueza a un catálogo que difícilmente cuente el beneplácito de todos. Es por eso que hemos decidido apostar por una selección de títulos que podrían suponer un soplo de aire fresco a dos consolas capaces de ilusionarnos a todos.

N64 Mini: más no siempre es mejor

Nintendo 64 no contó con una gran cantidad de juegos, es una realidad. No obstante, su catálogo nos dejó varios títulos muy interesantes. Uno de ellos fue Body Harvest, un sandbox en tres dimensiones a cargo de DMA Design, con David Jones a la cabeza o lo que es lo mismo, el equipo que más tarde crearía la saga de GTA. Body Harvest, era una aventura de acción en mundo abierto que nos permitía pilotar vehículos por tierra, mar y aire a la par que una invasión alienígena estaba haciendo estragos en lugares como Grecia, Estados Unidos o Rusia. El juego llegó en exclusiva a N64 como uno de los primeros de su género, por lo que Nintendo 64 Mini sería, ahora, el escenario perfecto para que muchos lo descubran.

Pokémon Snap

¿Y qué hay de Pokémon? Se trata de una apuesta segura para muchos, ya que Nintendo 64 acogió algunos de sus juegos más emblemáticos. Las dos entregas de Pokémon Stadium nos proponían librar feroces combates sin mayores preocupaciones, mientras que Pokémon Snap nos invitaba a ponernos en la piel de un fotógrafo amante de la naturaleza y disfrutar de diversos niveles on-rails tratando de encontrar la mejor pose de un buen puñado de criaturas en su hábitat natural. Si nos ponemos «más alternativos», no podemos olvidarnos de Pokémon Puzzle League, un título capaz de recordarnos al mítico Columns sin renunciar al componente estratégico de la franquicia de Game Freak.

Otro título que sin duda sorprendería en un hipotético catálogo de la Nintendo 64 Mini sin sería Mystical Ninja Starring Goemon, ¿cómo olvidarlo? Posiblemente, la entrega más ambiciosa de la franquicia. Reminiscente de un peso pesado como The Legend of Zelda: Ocarina of Time, el título de Konami presentó una aventura a través de un mundo interconectado ambientado en un Japón Feudal gobernado por los robots**. Exploración a raudales, altas dosis de acción y mazmorras de corte clásico en las que, cómo no, al final nos esperaban temibles jefes finales. Apenas un año después, en Occidente recibimos una secuela directa más afín a la esencia de la saga, en dos dimensiones y con la posibilidad de jugar junto a un amigo, aunque nunca llegó a disfrutar de la popularidad alcanzada por su antecesor.

Diddy Kong Racing

Por otra parte, mientras que para casi todo el mundo resulta más que obvio contar Mario Kart 64, aún quedamos unos cuantos que recordamos Diddy Kong Racing. Uno de los pocos títulos que no figuran en el recopilatorio de Rare para Xbox One. En los 90, el juego de carreras protagonizado por Diddy, Banjo y compañía miró de tú a tú a los pesos pesados del género, disputándoles la victoria hasta la última vuelta en la pista gracias a su fantástico modo historia, que nos proponía explorar una isla en busca de coleccionables y librar carreras ante jefes finales.

Por último, cuando echamos un vistazo al pasado, tampoco podemos evitar acordarnos de la malograda Acclaim, una compañía que alcanzó su cénit en la recta final de los años 90. Cualquiera de sus títulos podría entrar perfectamente en el catálogo de la consola: Turok: Dinosaur Hunter, Turok 2: Seeds of Evil, Turok: Rage Wars, Re-Volt, Forsaken… y Shadow Man, la fantástica aventura de Michael LeRoi. Aunque el juego llegó a prácticamente todas las plataformas, la escasez de opciones que caracterizaba a Nintendo 64 le llevó a ser muy querido entre los usuarios de la máquina gracias a su temática adulta y, sobre todo, al excelso diseño de niveles del que hacía gala. Y es que, cuando una historia comienza con Jack el Destripador firmando un pacto con el Diablo mientras suena Claro de Luna de Beethoven, las cosas no pueden salir mal. N64 Mini es una oportunidad fantástica para preservar el brillante trabajo de Acclaim.

PS2 Mini

PS2 Mini: preservando géneros

Más allá de las franquicias de Sony, el catálogo de PS2 Mini podría servir para traer de vuelta varios géneros que actualmente no atraviesan su mejor momento. Sin ir más lejos, PlayStation 2 contó con un buen elenco de survival horror, entre los que destacaron Kuon (From Software), Haunting Ground (Capcom) o el controvertido Rule of Rose (Punchline), entre otros. También sería interesante abrir el baúl de los recuerdos y rescatar Alone in the Dark: The New Nightmare, Clock Tower 3 y Cold Fear. La consola de Sony nos hizo pasar mucho miedo, ¿por qué no repetirlo en versión mini?

Lo mismo sucede con el JRPG tradicional. Y es que, a pesar de que Final Fantasy es la franquicia más popular, PS2 Mini podría dejarnos una buena selección de títulos del género: Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito, Tales of the Abyss, Persona 4, Rogue Galaxy, Valkyrie Profile 2: Silmeria, Shadow Hearts —y sus secuelas—, Radiata Stories, Suikoden V… PS2 Mini podría encontrar en el pasado de su hermana mayor un gran elenco de juegos de rol.

Psychonauts en PlayStation 2

Tampoco podemos olvidarnos de los plataformas, uno de los géneros más populares de la época. Teniendo en cuenta que la franquicia Jak and Daxter ha sido remasterizada, el catálogo de PS2 Mini ganaría mucha riqueza gracias a títulos como Crash Bandicoot: The Wrath of Cortex, Spyro: Enter the Dragonfly, Psychonauts, Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo y Prince of Persia: El Alma del Guerrero, Vexx o Maximo, entre otros. Una serie de títulos que, cada uno a su manera, ofrecen altas dosis de exploración, acción y saltos.

Roberto Pineda

Sci-Fi & Horror. Escribo cosas donde me dejan. Consumo más almas de las que he cosechado a lo largo y ancho de Boletaria, Lordran, Drangleic, Yharnam y Lothric. Mi gato se llama Sif. Verdiblanco.

Publicaciones relacionadas

Cerrar