Dragon Ball ha tenido estas absurdas censuras a lo largo de su historia

Dragon Ball ha tenido estas absurdas censuras a lo largo de su historia

Por mucho que nos esforcemos en acabar con esta lacra, la censura no parece desaparecer nunca de nuestras vidas. Ya sea cine, series, anime o videojuegos, la censura siempre está presente y por más años que pasen no disminuye. La obra cumbre de la carrera de Akira Toriyama, Dragon Ball, también ha tenido que sufrir todo tipo de recortes dependiendo del país en que se emitía.

Es por ello que hoy queremos acercarte algunas de las censuras más absurdas a las que ha tenido que enfrentarse Dragon Ball a lo largo de su dilatada historia. Podría parecer que la primera entrega del anime o Dragon Ball Z son los únicos perjudicados por estas prácticas, pero lo cierto es que incluso Dragon Ball Super se ha visto atacada por la censura en las últimas semanas. Allá vamos.

Una serpiente afortunada

Comenzaremos, de hecho, por lo último. Dragon Ball Super acaba de aterrizar en Europa y la cadena encargada de emitir el anime en Francia ya ha recortado parte del primer episodio. Concretamente un fragmento en el que Trunks golpeaba en repetidas ocasiones a una serpiente gigantesca. El motivo de esta censura es desconocido, pues de hecho es de las cosas menos ofensivas que podamos encontrar en la serie.

¿Alcohol? No, gracias

Eso debieron pensar muchos aficionados y seguidores de Dragon Ball cuando en la serie original veían al mítico Kame-Sen'nin tomándose una buena jarra de cerveza para descansar entre aventura y aventura. Y es que ante las críticas la cerveza de Kame-Sen'nin acabó transformándose en un líquido azul espumoso del que es imposible sacar una conclusión lógica.

Asesino de robots

Tal vez recuerdes que en la versión española de Dragon Ball, cuando a Nappa parecía habérsele ido la cabeza, comenzaba a asesinar a robots sin ton ni son. En la versión original del anime japonés no había ningún robot en aquella zona, sino que a quien Nappa estaba matando eran periodistas, soldados o cualquier otra persona que se cruzara en su camino. En España se consideró que estaba fuera de lugar.

Un domingo soleado

Parece que Nappa tenía imán para las matanzas, al menos en la versión japonesa de Dragon Ball. Y es que en su aterrizaje junto a Vegeta en la Tierra, ambos acaban llevándose por delante prácticamente una ciudad entera. Sin embargo, al salir de las cápsulas una voz reza “menos mal que es domingo o esos edificios estarían llenos de gente”, de modo que con una simple frase se evitaba una masacre.

Di no al tabaco

Antes te hablábamos de la cerveza azulada y espumosa de Kame-Sen'nin, pero lo que está claro es que a los responsables de emitir Dragon Ball Z en Europa no les gustaba ningún tipo de droga. En este sentido, el granjero que era asesinado por Raditz le daba una calada a un cigarrillo, mientras que en la versión occidental simplemente estaba haciendo un gesto de sorpresa en el que, casualmente, encajaba a la perfección un cigarro.

Estratégicamente colocado

Conocerás a la perfección la censura en la que las partes íntimas de Goku de niño eran sencillamente eliminadas de la ecuación para no escandalizar a nadie. Sin embargo, en otras ocasiones se optó por una fórmula más adecuada aunque no por ello menos ridícula. Hablamos de la escena en la que deberían verse los genitales del pequeño Gohan pero, en su lugar, vemos un arbusto tapándole el lugar.

Cambio de color

La censura más lamentable de cuantas hayan existido en Dragon Ball Z, sin embargo, es la del cambio de color en Estado Unidos de Mr. Popo, también conocido como Momo. Su color de piel original era el negro como el azabache. Sin embargo, en el país de las libertades no pareció gustarles y lo cambiaron por el azul. Ciertas censuras pueden llegar a ser comprensibles, pero este racista cambio no había por dónde cogerlo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar