Dragon Ball sufrió estas absurdas censuras en su anime

Dragon Ball sufrió estas absurdas censuras en su anime

Si se consiguen reunir las siete Bolas de Dragón que están dispersas por el mundo e invocar al dragón Shenron, se concederá cualquier deseo. Salvo si el deseo es que los ojos más impresionables que puedan estar viendo Dragon Ball se vean mancillados por imágenes que puedan herir sus más tiernas sensibilidades. Pero no hay problema, porque en este caso, lo que hay que juntar son estas censuras que no invocan a ningún dragón místico pero que a cambio mantienen alejados a un montón de señores con traje y corbata y que también tienen ciertos poderes para infligir severos castigos.

Dorkly nos descubre en un reciente artículo el interesante documento de las cinco censuras más absurdas a las que se ha visto sometido el anime Dragon Ball. Censuras que obedecen no solo a la dosis de erotismo que inicialmente tenía el manga de Akira Toriyama, sino también a evitar choques culturales de lo más variopintos, pero que han dado lugar a un monstruo de Frankenstein animado con momentos casi más vergonzantes que los que mostraba su material original.



Por ejemplo, como cuando Mr. Popo se vuelve azul para herir retinas en vez de sensibilidades.



O cuando bragas, calzoncillos y otros elementos que impidan el nudismo aparecen por doquier. Por cierto, ¿recuerdas cuando Bulma usó unas bragas como cebo para atraer a Oolong? ¿No? Quizá lo que viste fue este fajo de billetes.

Al infierno van los malos, y qué hay más malo que ser un perdedor. Por eso, no digas infierno, di Hogar para los Perdedores Infinitos. ¿No has oído un sonido como de palmadas en la cara?



Un momento, ¿es eso que lleva Goku sobre su cabeza un halo? ¿Un halo, como los que supuestamente llevan los muertos? Ah, no, no, nada de introducir el concepto de muerte entre los niños. Un círculo difuminado servirá.



Los chicos grandes no lloran, y eso sirve también para Gohan aun cuando apenas levanta un metro del suelo. Nada de lágrimas, que ponen tristes a los espectadores y dan sensación de sufrimiento. Y a la hora de mostrar sangre en un anime violento, mejor explorar las posibilidades del cambio cromático para cambiarla por mugre o extrañas babas.



Pero la palma se la lleva Tailandia, un país con costumbres tan extrañas como el considerar de mala educación mostrar las suelas de las zapatillas y que en el difuminado tiene su mejor aliado. Pero cuando se difuminan pectorales masculinos puede ser peor el remedio que la enfermedad.

¿Qué te parece cómo se las gastan estos censores? 

Publicaciones relacionadas

Cerrar