Dragon Ball Super guarda más contradicciones con Trunks como protagonista en su último capítulo

Dragon Ball Super guarda más contradicciones aún en su último capítulo

No sigas leyendo si no quieres spoilers de Dragon Ball Super o ver cómo se desmorona la realidad que creías conocer de la serie, porque el último episodio se ha llevado por delante a algo más que a alguno de los rivales a los que se enfrentaban Trunks, Goku y Vegeta. La emisión del pasado sábado aún tiene a los fans rascándose la sien para tratar de comprender algunas cosas. Cosas para las que quizá haga falta una explicación más elaborada que el hecho de que para usar los Pothala haya una letra pequeña que diga que si no eres un dios el efecto de la fusión sólo dura una hora… y que su poder es limitado, como dolorosamente han comprobado Goku y Vegeta en sus propios huesos al abusar de él.

Pero lo que de verdad está rompiendo esquemas es el poder que está manifestando Trunks, no solo en cuanto a potencia, puesto que se basta por sí solo para acabar finalmente con Zamasu, sino también de clarividencia. Y es que Trunks, que sepamos, en su línea temporal no llegó a tener constancia de la técnica Genkidama, uno de los movimientos característicos de Goku con el que reúne la energía de las personas del planeta que la ofrezcan voluntariamente para lanzar un imparable ataque. Doble mérito, puesto que en la línea temporal de Trunks apenas quedan unas pocas personas en pie en todo el mundo, pero al parecer muy energéticas, eso sí. No es la primera vez que ocurre, de hecho, este capítulo ya desestimó uno de los principales hechos de Dragon Ball Z con una nueva incoherencia. En Blasting News siguen dándose cabezazos ante estas incongruencias, ¿qué piensas tú?

Publicaciones relacionadas

Cerrar