Dragon Ball Super: Los grandes errores que ha cometido para no estar a la altura de Dragon Ball Z

Los grandes errores de Dragon Ball Super

En su “último” tramo de vida, Dragon Ball ha experimentado muchos cambios que han hecho que este épico manga-anime se convierta en un producto al que se le atribuye haber levantado muchas ampollas entre sus fans. Comenzando por La Batalla de los Dioses y La Resurrección de Freezer, el anime deja bastante que desear. Algo, que ni siquiera se ha solucionado con Dragon Ball Super.
  • Películas

Lo primero que vemos, es que las películas gozan de un argumento muy flojo y de una trama que tan solo sirve para introducir los nuevos modos super sayan. Ni siquiera la presencia de Akira Toriyama logra sacar solucionar unos problemas que han ido arrastrándose y continúan en la actual Dragon Ball Super.
 
Sobre todo si nos fijamos en que todo el argumento de La Batalla de los Dioses se centra en que el ser más poderoso del universo se aburre, y quiere pelear contra un oponente más fuerte que él. Algo que se antoja prácticamente imposible, si tenemos en cuenta que Bills, como dios de la destrucción no conoce rival digno. Pero el colmo de la película es que este nuevo villano se muestra como tal cuando decide destruir la Tierra por un poco de pudin. Pero, si además descubrimos que al final estas dos nuevas películas no aportan nada a la trama de Dragon Ball, muchos acabarán sintiendo que han perdido varias horas de su vida.
 
  • Dibujo

Por otra parte, aunque con Dragon Ball Super, se pretendía continuar el argumento de Dragon Ball Z, olvidando todo lo que vimos en Dragon Ball GT, la nueva serie presenta algunos fallos. Uno de los mayores errores que han acabado con muchos fans enfurecidos, es el nuevo estilo de dibujo, mucho más descuidado que el de la serie original.
 
Este cambio en el dibujado se puede perdonar en los primeros episodios, si lo vemos como la impaciencia propia de unos dibujantes que quieren emitir cuanto antes Dragon Ball Super. O si los nuevos episodios gozaran de una historia mejor, o tan buena como la de la serie original,  que nos hiciera rememorar las aventuras de Goku, Vegeta, Gohan, Bulma… Sin embargo, vista la calidad de la nueva trama, lo mejor hubiera sido pulir primero todos los fallos del guión, y volver a la calidad artística que situó a Dragon Ball como uno de los principales referentes del anime.
 
Y que sea en la edición para Blu-ray donde se vean corregidos estos fallos, mientras que su versión para televisión sigue estando protagonizada por un dibujado muy mejorable, no habla muy bien de Dragon Ball Super. Una serie de la compañía Toei Animation, que cuenta con mucho más presupuesto que otros animes de notable calidad visual.
 
  • La ruptura de relaciones con Dragon Ball Z

Sin embargo, lo que más críticas negativas ha generado, es la falta de coherencia de Dragon Ball Super con muchas de las ideas del anime original. Además de ignorar a muchos de los personajes más queridos de Dragon Ball Z, Dragon Ball Super empezó como una serie bastante insulsa, y no fue hasta prácticamente su tramo final, cuando empezó a coger dinamismo.
 
Da la sensación de que sus productores tan solo pretenden centrarse en las figuras de Goku y Vegeta y buscan relegar al resto de personajes a un segundo plano donde no estorben. Y lo que muchos esperábamos como el retorno de Son Gohan, que podría haber significado la reconciliación del personaje con sus fans, después de perder todo su  protagonismo en favor de su hermano pequeño y de Trunks, ha acabado con una ausencia todavía mayor del personaje.  Pero además,  hay otros  hechos que no se pueden perdonar, como que la fusión de Goku y Vegeta no supere los 10 minutos de episodio. Cuando en Dragon Ball Z se nos dijo que los pendientes Pothala, encargados de llevar a cabo esta fusión, ofrecían un resultado que no podía revertirse.
 
De acuerdo que en Dragon Ball Super, esta descripción de los pendientes se modificó un poco ofreciendo una hora de fusión para los humanos. Pero cuando cinco minutos de combate ocupan varios episodios, lo lógico sería pensar que una hora de fusión daría para muchos más. Aunque el mayor error de todos, y que aún no tiene explicación, es que Trunks sea capaz de utilizar un ataque que nunca aprendió. Y que la saga del futuro alternativo esté a punto de concluir, no parece augurar nada bueno a Dragon Ball Super en cuestión de críticas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar