Dragon Ball Super: Todo lo que necesitas saber sobre el episodio especial de una hora

(Atención: Esta noticia contiene spoilers de Dragon Ball Super)

Los fans llevan meses esperando el enfrentamiento entre Goku y Jiren en el Torneo del Poder de Dragon Ball Super, y el pasado fin de semana por fin se vio satisfecho su deseo.  Los dos episodios 109 y 110 se emitieron de manera seguida en la televisión japonesa para formar un especial de aproximadamente una hora de duración dividido en dos partes para lucimiento de Goku.

El youtuber especaializado en la materia de Dragon Ball Los Pezones de Monaka nos ofrece su más completo resumen sobre este fantástico especial. Un episodio que empieza dando cuenta de otro de los rivales que quedaban en pie del Universo 2, la luchadora Ribrianne, que aun reuniendo el poder del amor para lanzar un ataque similar a la Genkidama no es adversario para Goku cuando éste toma su forma de Super Saiyan Blue.

Es la segunda parte del especial, que comprende el resto del capítulo 109 y el 110 la que tiene la sustancia que el público esperaba. Finalmente Jiren recibe la orden de dar un paso adelante y encargarse de Goku dando inicio a un combate totalmente desequilibrado, pero lleno de detalles para los fans. Comenzando por los ataques de Goku a menor escala en la costumbre saiyan de medir sus fuerzas con el adversario antes de pasar a mayores, para luego ir cambiando entre sus diferentes formas (a excepción de Super Saiyan 3, que seguramente no volveremos a ver nunca jamás) y aumentar su potencia.

Jiren, sin embargo, resiste todos los ataques y solo ante el Super Saiyan Dios y el Super Siayan Blue potenciado con el Kaiohken se ve forzado a esquivar y adoptar una táctica más dinámica para, con un golpe, comenzar a dejar claro que está muy lejos de lo visto hasta ahora. El episodio nos recuerda algo más, y es que el Kaiohken no es una técnica limitada y tiene grados de intensidad. En este episodio, Goku aumenta su efecto hasta 20 veces. El resultado es nulo.

Otra regla no escrita de la serie es que Goku tiene que volver a su estado normal para lanzar la poderosísima Genkidama, lo cual no se entendía. Krilin es quien se encarga de explicar estos detalles a sus compañeros de equipo y el propio espectador para iluminarnos con un detalle que no estaba claro. Y es que Goku no puede reunir la energía necesaria para este ataque en forma de Super Saiyan debido a que estos estados hacen que la malicia y la agresividad recorran sus venas, y para concentrar la esfera energética necesita pureza de espíritu. Lo cual es una razón tan buena como cualquier otra. Otro dato que vuelve desde el pasado de Dragon Ball Z, y es que los androides cuentan con energía ilimitada de la que Goku se vale para alimentar la técnica. Es curioso ver que Freezer colabora en el ataque y Vegeta se niega por orgullo.

Lo que el público quizás no esperaba era que Jiren no solo repeliera el ataque sino que lo devolviera con facilidad, volviendo el ataque de Goku contra sí mismo y provocando la implosión de la Genkidama y la caída del guerrero, que es dado por muerto. Nada más lejos, puesto que es en el episodio 110 donde debuta la nueva forma Ultra Instinct de Goku, con un ki “inusualmente tranquilo” según los observadores. En esta estado, Goku parece dejar el control de su cuerpo a su instinto de batalla, permitiéndole esto estar al nivel de Jiren como mandan los cánones del género shounen y sus reglamentarios giros de tortilla bruscos y desmesurados.

Goku pasa en un instante de estar lejos de Jiren a repeler a Toppo y Dyspo como si nada, y en su nuevo estado su propia voluntad y espíritu combativo le van acercando al inmensurable rango de Jiren, que por primera vez recibe un golpe. La sorpresa final, no obstante, es que no hay nada que hacer, el guerrero del Universo 11 responde, deja a Goku para los restos tras el esfuerzo y a la serie en un cliffhanger con la pasividad asombrada de Vegeta y Freezer con una oportunidad de oro de eliminar a su más odiado enemigo.

Los seguidores de la serie se han encontrado de buenas a primeras con uno de los episodios más épicos que pueden recordar desde sus mejores tiempos y que aún se ha guardado ases en la manga, puesto que todavía no parece haberse visto lo mejor de Jiren, el rumoreado mortal con mayor poder del que posee un dios de la destrucción. A falta de 25 minutos para llegar al límite de tiempo del torneo, veremos cómo sigue Dragon Ball Super en las próximas semanas.

 

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar