Dragon Ball y el territorio árabe, una relación llena de censuras

Dragon Ball cumple 32 años. La obra de Akira Toriyama cuenta ya con más de tres décadas de existencia en las que se ha convertido en una pieza fundamental de la cultura popular. Manga, películas, videojuegos y, por supuesto, series que aún a día de hoy perduran gracias a Dragon Ball Super. El legado de Goku no quiere quedar en el olvido, creciendo más y más a cada día que pasa y erigiéndose como lo que es, toda una leyenda a nivel mundial.

Precisamente su expansión a todos, o casi todos, los territorios del planeta han hecho que veamos múltiples versiones de una misma historia. Por todos es conocida la mano de la censura en los diferentes países, aquí hemos tenido casos muy recientes con Super y su emisión en la televisión; pero pocos saben realmente hasta qué punto se ha llegado a modificar la historia del gran Saiyan que empezó siendo alumno del maestro Roshi, sobre todo en territorio árabe.

El doblaje árabe de Dragon Ball está repleto de cambios. Y no hablamos de pequeños matices, sino de transformaciones completas de elementos clave para el argumento tanto de esta serie original como de todo lo que vino después con Dragon Ball Z. ¿Sabíais que allí los guerreros provenientes del planeta Vegeta no se transformaban en Ozarus, sino que los invocaban? Si esto os ha sorprendido, agarraos a la silla, porque es solo la punta del iceberg de todos los cambios que se realizaron en la emisión del anime más famoso de la historia.

Para empezar, la cola de los Saiyans según este doblaje no es real, sino un postizo que se colocan para diferenciarse del resto de razas. Este cambio podría estar ligado al rechazo de la teoría darwiniana que se realiza en su cultura, y puede entrar dentro de los márgenes comprensibles. Sin embargo, hay otras decisiones que simplemente no tienen ni pies ni cabeza.

¿La primera prueba que Kaio pone a Goku?, nada de chistes ni bromas, un examen de matemáticas. ¿El abuelo de Goku?, un brillante científico. ¿El cielo?, una escuela de artes marciales galáctica. Y el colmo de colmos, el cambio más exagerado y brutal se da en aquello que da nombre a la propia serie: las Bolas de Dragón.

En el doblaje árabe las bolas de dragón no sirven para invocar a Shenron, de hecho no tienen siquiera el don de cumplir deseos. Durante la primera temporada, Dragon Ball, se reúnen para venderlas debido a que tienen un altísimo precio. Con esto en mente, todos recorren el mundo en su busca para convertirse en las personas más ricas del planeta. En Dragon Ball Z, en cambio, al reunirse generan tal cantidad de energía que son capaces de resucitar a las personas. Y, por supuesto, ni rastro del dragón.

Y estos son solo algunos de los cambios, pero un pequeño ejercicio de exploración puede revelaros todo lo que se modificó en este territorio. Solemos quejarnos de lo que sucede en nuestra región, pero cuando levantas la mirada y tratas de otear el horizonte, hay cosas mucho peores y cambios mucho más exagerados.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar