Dragon Ball Z sigue sin dar respuesta a sus cuatro momentos más ridículos

Dragon Ball Z: 4 momentos que no tuvieron demasiado sentido

No conviene buscar demasiados pies a Dragon Ball Z, una serie de entretenimiento dirigida a un público juvenil donde, entre maestros de artes marciales que vuelan y lanzan ataques energéticos gracias a su ki, la coherencia tiene el sitio justo. Pero pese a haber disfrutado de la serie, vibrado con sus combates y abrazado la suspensión de la incredulidad gustosamente, hay cuatro momentos de Dragon Ball Z que siguen resultando un poco absurdos por sus motivos.

JHall y Tristan Cooper no pueden con ellos. Muy a su pesar, estas cuatro cuestiones que plantean a través de Dorkly y que hubieran ahorrado muchos problemas (y capítulos por otro lado) son algo que no se pueden llevar a cuestas, y seguro que estarás de acuerdo con ellos cuando leas sus argumentos en estos minicomics. La verdad es que la toma de decisiones no es el fuerte de los Guerreros Z. Normal que su universo esté en la picota…

– Me llevo a Gohan a ver a un viejo pervertido y sus animales. ¡Hasta el año que viene!
– Espera, ¿qué es eso?
– Oh, es la bola de dragón de cuatro estrellas. Me recuerda a mi abuelo. Se la he dado a Gohan para que le dé suerte.
– ¡¿Que has hecho qué?! ¡Le has dado uno de los artefactos más valiosos y codiciados del mundo a un niño de cinco años para que lo lleve en su cabeza, convirtiéndolo en una diana enorme! ¿¿Es que eres el peor padre del mundo??
– Sí, básicamente.
– Bueno, al menos estamos de acuerdo.

– ¡Oh no, la luna llena ha transformado a Gohan en un monstruo! ¡Tengo que hacer algo! 
– Total, no necesitábamos la luna para nada, ¿verdad?
"La luna es destruída: Los escombros pulverizan la superficie de la Tierra. No más mareas oceánicas, estamos todos jodidos". 

– ¡Taiyoken!
– Vale, está ciego. Me pregunto si…
– ¡Kienzan!
– Huh, mola. ¿Por qué no hago eso con todos los tipos malos del universo?

– ¡Bueno, me voy al pasado a detener a los androides!
 -Eh, espera, ¿por qué no usamos las bolas de dragón?
– ¡Porque Piccolo murió y ya no existen! ¡Por Dios, mamá!
– Bueno, ¿y por qué no usamos las bolas de dragón de Nuevo Namek?
– Uh… ¡No sabemos dónde está Nuevo Namek! ¡Por eso!
– Bueno, ¿no se lo puedes preguntar a Kaito? O podrías entrenarte en la Cámara del Tiempo Hiperbólico…
– ¡Esta es la trama que estamos siguiendo ahora, ¿vale?!

Cerrar