El hackeo más extraño en la historia de la televisión cumple 30 años

El hackeo más extraño en la historia de la televisión cumple 30 años

Imagina que estás viendo tu serie favorita y que de repente la señal se corta y aparece un sujeto en pantalla que comienza a lanzar al aire frases sin sentido. ¿Un nuevo truco publicitario? No, un desconocido ha conseguido cortar la emisión y empezar a mostrar al público un contenido algo raro. Lo que pareciera sacado de una película de ciencia ficción sucedió de verdad en una historia de la que recientemente se han cumplido 30 años.

El pasado 22 de noviembre de 1987,  numerosos estadounidenses están frente a sus televisores viendo un informativo donde se resume el partido de los Chicago Bears contra los Detroit Lions. La señal se corta y en imagen aparece durante varios segundos una persona con la cara de Max Headroom, protagonista de una conocida serie de los 80 y que portaba gafas de sol. Los técnicos consiguen detener esta intromisión y todo parece volver a la normalidad, pero no duró mucho esa sensación.

Continúa la historia en la siguiente página

Esa misma noche, hacia las 23:15, el Canal 11 comenzaba la emisión de un capítulo de Doctor Who. ¿Quién iba a pensar que la audiencia iba a sentirse protagonista de una historia tan rara como la de esta serie? De nuevo la señal se apaga, y en pantalla aparece el mismo hombre con careta de Max Headroom, quien comienza con el hackeo televisivo más raro en la historia de la televisión. En un primer momento aseguró que el periodista deportivo Chuck Swirsky era un “jodido liberal” y que él era mucho mejor profesional.

La lista de cosas absurdas dichas por este Max Headroom no acabó ahí. Durante su emisión, este “hacker” también recitó el anuncio de Coca Cola mientras en pantalla mostraba una lata de Pepsi, gemidos indescriptibles y varios acercamientos a cámara que hacían que el espectador se preguntase, ¿qué estoy viendo? Aunque el plato fuerte esperaba al final.

El protagonista de esta singular historia aparecía mostrando sus nalgas y siendo azotado con un matamoscas. Finalmente, tras algo más de minuto y medio, el Canal 11 consiguió recuperar el control y reanudad la emisión de Doctor Who. Las respuestas no se hicieron esperar, y al día siguiente miles de cartas llenaron la mesa de las oficinas de este canal quejándose por este asunto. Tras este suceso, incluso el FBI inició una investigación para hallar al culpable.

Nunca lo consiguieron, este Max Headroom tan bizarro nunca fue descubierto y 30 años después de su hackeo nos seguimos preguntando. ¿Quién fue? Aquí te dejamos en la primera página el momento estelar, cortesía del canal de YouTube totalrandomcrap. Bajo estas líneas el  verdadero Max Headroom:

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar