Juego de Tronos: Así se hizo la escena más desagradable de la temporada 7

Atención, este artículo puede contener SPOILERS de Juego de Tronos.

La séptima temporada de Juego de Tronos ya ha dado comienzo con el episodio Rocadragón, que se quedó en una mera introducción aunque sí ofreció algunos momentos interesantes. Uno de los que más llamó la atención fue el desagradable montaje de Samwell Tarly trabajando en algo que no esperaba: recogiendo los excrementos de la enfermería mientras sirve un estofado que se parece mucho a eso.

Ahora John Bradley, el actor que interpreta a Sam, ha hablado con el portal The Hollywood Reporter sobre esa escena y ha contado cómo se fraguó: “Se rodó durante un periodo de cinco días completos. Estamos hablando de 50 ó 60 horas de rodaje solo para esa escena. Fue toda una experiencia, de verdad. Era extraño trabajar tan de cerca con el director en esa secuencia partida constantemente en fragmentos de cinco segundos”.

“No tenía ni idea de cómo se iba a montar. Cuando la vi por primera vez fue algo extraordinario. No usamos excrementos reales, sino que era pastel de frutas muy húmedo. Olía bien, pero tras tantas horas podía ser un poco desagradable”, comenta Bradley. Y a ti ¿qué te pareció esa escena del primer episodio de la séptima temporada de Juego de Tronos? ¿Desagradable, excesivamente cómica o adecuada?

 

*Publicidad

 

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar