Juego de Tronos escondía todas estas referencias al pasado en el episodio 7×04

ATENCIÓN: Este artículo contiene spoilers de Juego de Tronos.

Pese a las filtraciones de los hackers y la distribuidora india de Juego de Tronos, el último episodio de la serie alcanzó cifras de récord durante la madrugada del domingo al lunes. El episodio 7×04 batió su propio récord de audiencia, quizás con el público motivado por la información sustraída por los hackers, hasta alcanzar el número de espectadores más elevado en la historia de la ficción televisiva de HBO.

Una grandiosa secuencia bélica o uno de los reencuentros más esperados fueron los que motivaron el interés del público, que ya ha valorado el episodio como uno de los más destacados de la serie. Sin embargo, los más atentos han podido descubrir también una serie de referencias, publicadas por The Washington Post, solo al alcance de los seguidores más acérrimos de Juego de Tronos.

El cuarto episodio de la séptima temporada incluyó múltiples guiños relacionados con el pasado de algunos personajes principales, como Meñique, Jon Nieve, Daenerys Targaryen, Jaime Lannister o Davos, que protagonizaron diálogos tan desapercibidos como interesantes. ¿Te percataste de alguna de las referencias de Juego de Tronos que recogemos a continuación?

Meñique y la escalera del caos

Durante el último episodio, Meñique tenía un encuentro con Bran en el que le mostraba su supuesta preocupación por haber regresado a un mundo repleto de caos. En respuesta, el joven Stark le decía: “El caos es una escalera”, cambiando radicalmente el rostro de Petyr Baelish. ¿Pero por qué? En la tercera temporada, Meñique conversaba con la Araña y pronunciaba esta misma frase para referirse a los beneficios que una situación de caos es capaz de proporcionar a hombres astutos como él. De este modo, Baelish comprende que Bran es sabedor de todas sus fechorías hasta la fecha.

 

*Publicidad

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif

 

El fuego contra el orgullo

En el encuentro que tuvieron Daenerys y Jon Nieve en la cueva del viadriagón, la Madre de Dragones volvía a demandarle que hincara la rodilla para tener su total apoyo. Sin embargo, el Rey en el Norte se negaba a postrarse ante la joven Targaryen. Puede parecer un gesto sin importancia, aunque hemos de tener en cuenta que Jon Nieve fue testigo del funesto destino de Mance Rayder, que era quemado vivo tras negarse a reconocer a Stannis Baratheon. ¿Acabará Daenerys aplicándole el mismo castigo con uno de sus dragones? Esperemos que no.

Jaime Lannister y su ejército de “tontos”

Una de las secuencias más espectaculares del último episodio llegó en los minutos finales con el ataque de los Dothraki a las tropas de Jaime Lannister. El Matarreyes fue sorprendido por una horda interminable de enemigos a los que el Robert Baratheon se refirió en la primera temporada. En una conversación con su esposa Cersei, aseguraba que “solo un tonto se enfrentaría a los Dothraki en campo abierto”. Sin embargo, es justamente lo que Jaime tuvo que afrontar durante el último episodio de la serie.

 

*Publicidad

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif

 

Davos se toma una revancha gramatical

En una conversación con Davos, y refiriéndose al Rey de la Noche, Jon Nieve se pregunta cuál es la cifra de soldados de la que disponen para enfrentarse a tal amenaza: «¿Cuántos hombres tenemos en el Norte para luchar contra él? ¿Diez mil?¿Menos?”. En respuesta, Davos le corrige confirmando que la cifra es menor. En castellano no se aprecian diferencias, aunque en inglés se cambia del “less” de Jon Nieve al “fewer” de Davos, una palabra mucho más apropiada gramaticalmente para referirse a una cifra menor. Curiosamente, Davos era conocedor de esta norma idiomática dado que, en el pasado, vio como Stannis Baratheon le corregía en una ocasión y hacía lo propio con otro personaje. Parece, pues, que aprendió la lección.

El origen de la daga

También durante el encuentro entre Bran y Meñique, el segundo le obsequiaba con una daga de la que aseguraba no conocer al legítimo propietario. Se trataba de una mentira más de Petyr Baelish de la que, por supuesto, el joven Stark se percató. El cuchillo, originalmente de Tyrion, era el mismo con el que un asesino intentó matar al propio Bran en la primera temporada tras encontrar a Jaime y Cersei en pleno acto sexual. Se especula con que habría sido el propio Meñique el que, para desencadenar la guerra entre los Lannister y los Stark, le habría proporcionado esa daga en cuestión, la misma que ahora le ha entregado a Bran.

 

*Publicidad

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif

 

 

Cerrar