Juego de Tronos: La ciencia explica su extraño clima

Juego de Tronos: La ciencia explica su extraño clima

Juego de Tronos ha terminado su séptima temporada y encara un final del que ya avisa un miembro de su elenco que posiblemente no guste a todo el mundo. Pero la fascinación que despierta la serie no es exclusiva del espectador común. También ha alcanzado a las mentes más analíticas e inquisitivas, que han decidido echar mano de la ciencia para explicar uno de los factores más curiosos de Poniente. El hecho de que sus veranos e inviernos puedan prolongarse durante años enteros.

Ha sido un grupo de científicos británicos procedentes de Bristol, Cardiff y Southampton los que han tratado de dar respuesta a este enigma climatológico, y dicha solución ha sido elaborada gracias a la supercomputadora de la Universidad de Bristol. Precisamente, el medio local Bristol Post nos da esta explicación de la ciencia a la climatología de Juego de Tronos, la cual se basa en una «caída» del eje de rotación del planeta a medida que orbita alrededor del sol.

Los científicos sugieren que la duración de las estaciones se prolongaría debido a que esta inclinación haría que el mismo hemisferio siempre quede encarado hacia el sol, recibiendo por tanto más calor y causando el efecto contrario en el hemisferio opuesto. El estudio concluye también que El Muro registra un clima similar al que en nuestro mundo tiene Lapland, en Finlandia, mientras que Roca Casterly goza de un tiempo templado parecido al de Houston, Texas, o Changsha, en China. Este efecto climático marca también las rutas comerciales por el Mar Estrecho y la supremacía marítima de la Flota de Hierro.

Curiosamente, las conclusiones del estudio se han publicado en inglés, dothraki y alto valyrio, por si alguien de Poniente quiere consultarlas y saber cuándo se va a acercar el invierno.

 

 

*Publicidad

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar