Juego de Tronos: Los motivos por los que la serie ha perdido el norte y su identidad

Atención, este artículo contiene SPOILERS de Juego de Tronos.

La séptima temporada de Juego de Tronos está a un solo episodio de llegar a su fin y a la ficción de HBO le quedarán los seis capítulos finales de la octava y última temporada para despedirse para siempre. Las cosas se han acelerado en Poniente, eso está claro, y ahora ocurren más cosas por episodio que nunca. Es precisamente por ello que las entregas que vemos cada semana son más espectaculares y entretenidas que nunca.

Pero, evidentemente, este acelerón también trae consigo una larga retahíla de problemas, a lo que hay que sumar que los libros de George R.R. Martin se han quedado atrás y que ahora todo huele un poco a improvisación. Es por ello que hoy queremos comentarte algunos de los motivos por los que Juego de Tronos parece haber perdido el norte en esta séptima temporada. Déjanos tus opiniones en la caja de comentarios.

Los teletransportes

El problema más visible y que sorprende a todo el mundo es el de los teletransportes. No, no nos vale la excusa de que son elipsis. En temporadas anteriores algunos personajes tardaban ocho episodios en llegar de un lugar a otro, mientras que ahora lo consiguen en un par de minutos dentro del mismo capítulo. Lo de Gendry, el cuervo a Rocadragón y el viaje en dragón de Daenerys al Muro es la gota que colma el vaso.

Personajes intocables

Si algo gustaba de Juego de Tronos por encima de todas las cosas era su capacidad para sorprender: cualquier personaje podía morir en cualquier momento. Ned, Robb y Catelyn Stark, Robert y Joffrey Baratheon o incluso Jon Nieve (antes de ser resucitado) son buenos ejemplos. En esta temporada ha muerte Lady Olenna o Visareon, sí, pero es imposible quitarse de encima la sensación de que hay protagonistas intocables.

El bien contra el mal

En Juego de Tronos siempre había intereses ocultos o personajes que intentaban hacer su bien, aunque no fuera el bien común. Ahora todo ello ha cambiado y es muy fácil dibujar las líneas que separan a los héroes de los villanos. Jon, Daenerys o Tyrion son los héroes de esta historia, mientras que Cersei, Jaime y el Rey de la Noche son los villanos. Muchos personajes han cambiado radicalmente para asentarse en estos roles.

*Publicidad

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif

Escuadrón suicida norteño

En el episodio 7×06 vivimos una de las grandes batallas de la serie, pero ¿y si te decimos que era completamente injustificada? Todo nace de la idea de ir a secuestrar a un caminante blanco para mostrárselo a Cersei. Se trata de una idea completamente estúpida que a todo el mundo (incluidos Daenerys y Tyrion) parece encantarle. Este viaje no tiene sentido alguno, pues saben que Cersei no va a colaborar igualmente.

Deus Ex Machina

Algo se ha repetido durante esta temporada: la sensación de que el Deus Ex Machina está presente. En la batalla de Altojardín Bronn aparecía en el último momento para sacar a Jaime del agua. Una vez más, en el episodio 7×06 primero era Daenerys a lomos de Drogon quien salvaba in extremis la vida de Jon Nieve, mientras que luego lo hacía el tío Benjen, que aparecía de no se sabe dónde para sacrificarse por su sobrino.

Disputa fraternal

Mientras todas estas batallas discurren en Invernalia encontramos la trama de relleno de la temporada: la de la disputa entre Arya y Sansa. Ambas deberían estar felices de haberse reencontrado, pero en su lugar no hacen más que soltarse pullas y tener tensas conversaciones. Esto solo puede terminar con la muerte de Meñique a manos de Arya para que no acabe siendo, como nos estamos temiendo, puro relleno para la temporada.

*Publicidad

Bruce Banner photo banner definitivo_zps6ghqu7nl.gif

Cerrar