Juego de Tronos: ahora sabrás por qué Jon no se despidió de Fantasma en el episodio 8×04

Todo tiene una explicación.

Jon Nieve no se despidió de Fantasma

No cabe duda de que el episodio 4 de Juego de Tronos será brevemente recordado por el vaso de Starbucks que se coló en la cena de Invernalia, o también por una escena que nos pareció bastante rara a todos los que hemos seguido el show desde sus comienzos: la «no despedida» de Jon y Fantasma al irse el primero hacia Desembarco del Rey. Esta es una escena extraña, más cuando Jon sacó el tiempo necesario para despedirse de sus hermanas, Tormund, Sam y Elí, pero olvidándose de su incansable huargo albino. Pero todo esto parece tener una explicación o así lo cuenta el director del episodio (David Nutter) en una entrevista con Huffington Post.

La razón principal de esta amarga escena de no-despedida se debería a que «los huargos con creaciones realizadas mediante CG», por lo que se prefirió mantener la escena lo más simple posible y, según Nutter, el momento «fue mucho más intenso de esta forma». Sin embargo, el director del capítulo reconoce que los fans podrían haberse contentado con ver cómo Jon acariciaba parte del pelo del animal sin que este se viera completamente, pero la mayoría del equipo consideró que era un instante demasiado importante como para simplificarlo tanto y, por cuestiones técnicas (los huargos de la serie están digitalizados para parecer más grandes) no podía hacerse una captura creíble sin que esta fuera tremendamente complicada.

Te recomendamos Xbox está anticipando algo relacionado con Juego de Tronos

¿Qué te parecen las palabras de Nutter? ¿Estás de acuerdo con su razonamiento o piensas que deberían de haberse esforzado más en crear una escena de despedida para Jon y Fantasma? ¡Danos tu opinión sincera!

Publicidad

Banner de Juego de Tronos

Mario Arias

Recolector incansable de contenedores de corazón y piezas de la Trifuerza, emisario de la Diosas en la Tierra de Hyrule y adorador de la Luz de la Espada Maestra. Me defino como Nintendero de corazón y Tolkiano de-mente. Studio Ghibli es mi religión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar