La actriz de doblaje de Heidi asegura que le "caía fatal, esa puñetera niña me dejo muda”

En la actualidad se cumplen 40 años del estreno del anime japonés Heidi, que todos recordamos como una de las grandes series de nuestra infancia. No obstante, para alguien muy cercano a la joven niña de los Alpes, no es un motivo de celebración, ya que ha confesado su odio por el personaje que nos acompañó día tras día con sus fascinantes historias junto a su abuelo, basados en la novela de Johanna Spyri (1827-1901) alrededor del mito del paraíso perdido. Hablamos de Selica Torcal, la actriz española de doblaje que ponía voz a la joven.

Pero, ¿qué ha llevado a la actriz a odiar al personaje al que puso voz durante tanto tiempo? Ella misma lo argumenta en una entrevista concedida a los compañeros de Gonzoo: “Me caía fatal, esa puñetera niña me dejó muda. Pero no le guardo rencor a pesar de que me robara la voz”, aseguraba la veterana actriz de 86 años con humor, para después añadir que “me quedé sin voz durante la serie por la dichosa Heidi. Durante un tiempo, tuvo que sustituirme una compañera, le dejamos unos casetes para que pudiera imitarme. No voy a negarlo, supe darle ternura, el tono de una niña tan chiquita, de cinco años. Todos me lo decían y lo cierto es que fue un boom”.

También ha querido ofrecer su opinión acerca del concepto general de la serie de animación, el cual tampoco parece convencer a Selica. “Los dibujos eran horrorosos. Estaban mal hechos, todo el día con la boca abierta, era dificilísimo doblarlos”. Por lo tanto, parece que la experiencia de doblar a Heidi no fue especialmente gratificante para la señora Torcal, quien finalizaba su entrevista asegurando que “doblar dibujos es desagradecido, pero los japoneses son aún peor, es una tarea desagradable, de repetir constantemente, de ir ajustando”. ¿Qué te parecen estas controvertidas declaraciones de la actriz de doblaje de Heidi?

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar