La showrunner de The Witcher en Netflix explica el final alternativo que tenía la primera temporada

Una adaptación implica tener que asumir ciertos cambios.

Ciri en The Witcher de Netflix

En poco más de una semana desde su estreno en Netflix, The Witcher se ha convertido en una se las producciones más valoradas de la historia de la compañía e incluso ha ayudado a aupar las ventas y los jugadores de The Witcher 3 en Steam hasta datos similares a su lanzamiento de 2015. Aún así no todo el mundo está conforme, porque la serie se toma ciertas licencias que acaban repercutiendo en el clímax de la temporada, la reunión de Ciri y Geralt.

Lauren S. Hissrich, creadora de la serie, ya adelantó que adaptar el comienzo de la historia del brujo implicaba hacer algún sacrificio y «acelerar un poco las cosas». Eso implica que la presentación y el desarrollo de personajes, de las tramas de Ciri y Yennefer, no corresponden exactamente como en los libros, y algunas cosas se adelantan o se recortan. En concreto, la parte del bosque de Brokilon sufre un buen hachazo respecto a su versión de los libros, y se trata de un momento clave que va fraguando el encuentro de Ciri y Geralt más adelante.

Este encuentro tiene lugar finalmente en la última escena del octavo capítulo como cierre de la temporada, uno de los momentos más emocionantes de las novelas, de los que lleva al lector por las páginas conteniendo la respiración. Esta escena fue finalmente recortada en el metraje final de la serie, pero Hissrich ha querido compartirlo a posteriori por la emotividad del momento.

La propia showrrunner admite que haber reducido los acontecimientos de Brokilon implica que esta escena final también tuviera que ser más simple porque ese dialogo extra no se sentía «ganado» a nivel argumental. Pese a todo, adaptar el comienzo esta historia de forma más literal hubiese implicado no ver a Ciri hasta la segunda temporada de la serie, por lo que hubo que hacer ciertas concesiones para armar el puzle de los tres personajes protagonistas.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.
Cerrar