Los 5 mayores glotones de la historia del anime

Los 5 mayores glotones de la historia del anime

Nos habrán contado historias de todo tipo, mostrado mundos de lo más original y personajes de lo más divertido; pero si hay algo que debemos destacar de muchísimos anime es el nivel de glotonería de sus personajes principales. Los grandes del Shonen han solido contar con personajes capaces de engullir platos a la velocidad del rayo, y aun así conservar esa figura tan característica de forma inamovible.

Los hay que han comido de forma más común, como también otros que han devorado todo cuanto veían a su paso cuando tocaba sentarse a la mesa. Lo cierto es que hay muchos, muchísimos protagonistas de anime, como también personajes secundarios, a los que recordamos por cómo hincaban el diente a todo lo que se movían. Sin embargo, ¿cuáles son los que podemos catalogar cómo auténticos glotones?

Gracias a Comic Book vamos a responder a ello. Os traemos a los 5 mayores glotones de todas las series anime, y os adelantamos que vais a ver algún que otro rostro familiar.

Choji, de Naruto. El ninja del clan Akimichi es capaz de agrandar cualquier parte de su cuerpo, pero para mantener esa habilidad necesita engullir como un cosaco, y no duda en hacerlo.

 

Fuu, de Samurai Champloo. Mugen, Jin y Fuu suelen estar en una constante búsqueda de comida. En el sexto episodio del corto anime, participaron en un concurso para ver quién era capaz de comer más arroz. La paliza que Fuu le dio a ambos samuráis y al resto de competidores es algo que nadie pudo olvidar.

 

Toriko, de Toriko. Aunque el protagonista del anime Toriko no deja de pelear y de buscar los ingredientes para crear el manjar más exquisito del mundo, tampoco puede cortarse en catar nuevas comidas. No hay mejor forma de aprender sabores que probándolos por uno mismo, ¿no?
 

Monkey D. Luffy, de One Piece. El líder de los Mugiwara tiene un cuerpo que parece goma, y eso le permite comer todo lo que quiera sin temer por su estómago. Su sueño de ser el Rey de los Piratas no le impide ponerse las botas cuando más le apetece.

 

Goku, de Dragon Ball. Da igual cuán fan seas de su forma de combatir, a Goku todos lo recordamos por esa forma de devorar cuencos sin parar y todo lo que se le cruce. De pequeño ya lo veíamos engulliendo peces gigantescos; pero de grande también lo hemos visto acumular cuencos vacíos a un ritmo digno de un Super Saiyan.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar