Los mejores villanos animados de los 90

Los mejores villanos animados de los 90

Una buena historia necesita de dos fuerzas que confronten entre sí: el héroe y el villano, aunque en ocasiones los autores se esfuercen por confundirnos y no hacernos saber muy bien cuál es cuál. Y de esto no se escapan ni las series de animación que muchos vimos en nuestra infancia. Esos capítulos que nos acompañaron mañanas y tardes mientras devorábamos nuestras meriendas y desayunos, solos o en compañía de hermanos y amigos.

Algunos de estos villanos animados se han convertido en auténticos iconos dentro de este mundo y son fácilmente reconocibles por el público. Otros quizás cayeron en el olvido. Por ello hoy queremos ofrecerte nuestra selección de los 10 mejores malos que vimos en estas series, y antes de empezar nos gustaría saber cuáles fueron los tuyos. ¿Algún nombre que falte en la lista? Dínoslo.

Actor secundario Bob. No podíamos empezar la lista de otro modo. Matar a Bart era su obsesión desde que el hijo de Homer desbarató sus planes de inculpar a Krusty. Muchas veces lo hemos visto intentar, sin éxito, esta misión en la que lleva décadas. En la mente de todos queda aquel episodio en el que el actor secundario Bob imitaba a Robert de Niro en una fantástica parodia de El Cabo del Miedo.

David Xanatos. Muchos problemas ocasionó a Goliath y al resto en la serie Gárgolas. Al principio aliado, luego se demostró como una persona con un objetivo: crear su propio clan y eliminar a aquellos con los que en teoría estaba aliado. Sólo se unió al bando de los buenos cuando vio peligrar a la raza humana después de la traición de Démona y cuando finalmente abandonó su vida disoluta después de que su rival, Goliath, salvase a su hijo de la muerte.

Cerebro. Ya lo decía en su intro: su plan era conquistar el mundo. Una actividad digna de los villanos más clásicos. Un ratón con una inteligencia superior a la humana que por suerte tenía un compañero como Pinky que lo lastró en su misión. No os dejéis engañar, si Cerebro hubiera tenido oportunidad de esclavizar a nuestra raza lo hubiera hecho. Pero por suerte, sus intentos fueron fallidos y seguramente siga en su laboratorio dentro de una jaula mientras su amigo continúa evitando que el planeta caiga en sus diminutas manos.

Team Rocket. Otros de los que llevan años y años tratando de cumplir su misión sin éxito: capturar a Pikachu. Jessie, James, Meowth y todos los pokémon que han enseñado en estos años han fracasado en cada intento. Aunque hay que decirlo todo, cuando ha sido precisa su ayuda ahí han estado para facilitar las cosas al grupo. ¿Tendrán éxito algún día o volverán a despegar? Con lo fácil que sería ir a la Zona Zafari y buscar sus objetivos…

Venom. Vale, este no nació en los 90. Pero hay que reconocer que todavía seguimos a la espera de otra serie animada de Spider- Man en la que se nos enganche tanto como en la que vimos reflejados a muchos de los personajes de Stan Lee y de una forma excelente. Uno de ellos, Venom, fue de los que puso en más de un apuro a Peter Parker. Por suerte el arácnido, como siempre, encontró la forma de salirse con la suya.

El Joker. No podíamos hablar de series de animación basadas en cómics y dejar escapar la oportunidad de hablar de El Joker, uno de los villanos más reconocidos en todo el mundo. El Payaso Loco tuvo su hueco en la adaptación de Batman a este mundo. Toda su locura y sus rasgos quedaron reflejados en la pequeña pantalla haciéndonos partícipes de sus macabros planes.

Carmen Sandiego. Una villana que nos hizo aprender bastante. Junto a ella recorrimos el mundo y aprendimos numerosas cosas, desde cultura artística hasta historia. Todo ello mientras se escapaba otra vez y preparaba un nuevo plan con el que robar alguna pieza valiosa al tiempo que nos enseñaba. Un inevitable efecto secundario de cuando persigues un botín tan interesante.

Angelica. Era la mayor, y eso se nota. Su misión: salirse con la suya. ¿El método? Engañar a Tommy, Chuck y a todo bebé que se le acercase. Su maldad, en dosis infantiles, siempre nos hizo recordar a esos hermanos y primos de más edad que nos embaucaban para que finalmente saliéramos llorando y reclamando la atención de papá y mamá. Por suerte su inteligencia estaba muy por detrás de los protagonistas que sabían sobrellevar estas situaciones.

Publicaciones relacionadas

Cerrar