Los puntos fuertes de Daredevil tienen que ver con la religión

La historia de Daredevil ha sido contada desde muchísimos puntos de vista, desde su experiencia como abogado, hasta su papel como enemigo acérrimo de La Mano. Ahora, en la tercera temporada de la serie en Netflix, Marvel explora su cara del católico atormentado.

Pero esta no es la primera vez que se juega con la tensión entre héroe y religión en el universo de Daredevil. De hecho, Frank Miller ya apostó por esta opción en su brillante arco argumental de 1986, Born Again:

“Decidí que Daredevil tenía que ser católico, pues sólo un católico podría ser un abogado y un justiciero a la vez”.

Esta doble personalidad de Matt Murdock, nombre de pila del superhéroe, no es gratuita, pues mientras de día vive y se mueve por unos principios muy concretos, de noche reparte su propia ley bajo otros preceptos, como si Daredevil fuera el designio divino que se le habría encomendado a Murdock. 

Esta tensión entre abogado/creyente crece hasta alcanzar un clímax que desencadena una especie de crucifixión para Daredevil/Matt, pues pierde su bufete de abogado, su casa y hasta su propia cordura. El personaje llega a encontrarse al borde del abismo, al borde de su propia historia. 

De esta forma Born Again saca a relucir los demonios internos de Daredevil, abandonado por sus amigos y vilipendiado por sus enemigos, creándose así un estado mental complejo, alucinatorio, atormentado. Pero este sufrimiento también se canaliza como el camino hacia la redención, buscando la expiación de sus pecados pasados. Es casi la historia de la muerte y resurrección de un héroe que, evidentemente, puede verse en paralelo a lo que ocurrió con Jesús.

Con esto Miller no quiere crear a un dios, ni a un santo, sino dotar de significado el papel, vida y cometido de Daredevil, mostrar una razón por la que seguir luchando, creyendo, viviendo. De esta forma se sientan las bases de un ser humano con una convicción de hierro que ha visto en su caída y en su resurgir lo mejor y lo peor de la naturaleza humana

Y eso es lo que nos lleva a identificarnos con Matt Murdock, su sufrimiento y posterior recuperación, porque todos o la mayoría hemos pasado por momentos en los que casi tiramos la toalla, pero supimos buscar un referente, una razón, la que fuera, para seguir peleando, luchando y viviendo por lo que más nos gusta. 

Mario Arias

Recolector incansable de contenedores de corazón y piezas de la Trifuerza, emisario de la Diosas en la Tierra de Hyrule y adorador de la Luz de la Espada Maestra. Me defino como Nintendero de corazón y Tolkiano de-mente. Studio Ghibli es mi religión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar