Los Simpson: Ocho bromas de la serie que fueron demasiado siniestras

Los Simpson, una de las series más veteranas de la cadena Fox en emisión y la serie de animación más longeva de la historia, va camino de sus 30 temporadas con unos cuantos hitos a sus espaldas. Incluyendo algunos que han pasado un poco desapercibidos.

Y es que si bien está claro que la serie tiene un humor muy adulto, a veces ese humor ha dado pie a ciertos detalles bastante oscuros y que de alguna manera han escapado a los espectadores. Dorkly nos invita a recorrer el lado más siniestro de Los Simpsons en estos 8 momentos.

Hay un asesino en serie en la central nuclear 

Las pobres condiciones de trabajo de la central nuclear de Springfield hacen que el desánimo cunda entre los empleados, como la propia Marge puede ver cuando es contratada para sacar un dinero extra que emplear en la casa. En uno de los monitores, un tipo abrillanta una escopeta de doble cañón mientras afirma ser el «ángel de la muerte» y que «ha llegado la hora de purificarlos a todos». La solución de Marge, consiste en una jornada laboral en la que los empleados pueden llevar sombreros divertidos y escuchar a Tom Jones por el hilo musical no parece ayudar mucho.

 

El director Skinner estuvo a punto de matar a 4 de sus estudiantes

Para alejar a los elementos conflictivos del Instituto de Springfield durante la evaluación del superintendente Chalmers, Skinner promete a Bart, Jimbo, Kearney, Dolph y Nelson una bicis de montaña que encontrarán en un viejo almacén. La estratagema para dejar encerrados a los gamberros no evita que Bart huya hacia la libertad, pero los otros cuatro zotes se quedan allí encerrados esperando una muerte segura hasta que, al final del episodio, Skinner cae en la cuenta de lo que ha hecho.

Homer casi mata a Ned Flanders por unas entradas para el fútbol

Homer no tiene a Ned Flanders en la mayor de las estimas, pero llegar a partirle la cabeza con una tubería por hacerse con unas entradas es bastante excesivo, bien mirado. Por suerte, la sangre no llega al césped del jardín de los Flanders, quizá tampoco hubiera habido repercusiones de haberlo hecho, pero no sería la primera vez que las series de la Fox se toman en serio las secuelas del humor slapstick. 

 

Homer casi se propasa sexualmente con Bart mientras está intoxicado

Presa de una visión por inhalar monóxido de carbono, Homer confunde a Bart con una bailarina de la danza del vientre, y ya es bastante incómodo que en su fantasía su hijo salga casi tal cual, salvo por una peluca y algo de maquillaje en lugar de aparecerse como una mujer adulta. Lo que sigue es el intento de beso entre padre e hijo más incómodo de la serie.

Moe es el culpable del alcoholismo de Barney

Aunque Barney Gumble es uno de los personajes más queridos de la serie y sus melopeas sean hilarantes, la adicción al alcohol no es algo de risa en la vida real. Por eso, descubrir que tras el fraude de los Movimentarios es Moe quien ha mantiene el alcoholismo de Barney mediante vudú es bastante trágico bajo esa -por otro lado gruesa – capa de humor surrealista. 

 

La relación entre Homer y Marge se sustenta en la incapacidad de éste

El matrimonio de los Simpson tuvo lugar porque Marge se quedó embarazada de Bart, esto es algo ya sabido, pero más allá de esto la pareja parecía relativamente bien avenida. No obstante, uno de los episodios que profundiza en su matrimonio hace que Homer reconozca con alegría que su labor como marido es pasar de todo y ser un completo irresponsable mientras Marge dedica su vida entera a hacerse cargo de la familia con el sudor de su frente. En resumen, casarse con Homer es una condena en vida. 

La horrible muerte de otra familia alivia a Homer

A instancias de sus hijos, Homer se mete una verdadera paliza de horas al volante para llevar a su familia al parque Rascapiquilandia. Pese a que dice no estar cansado, la pinta del cabeza de familia no inspira confianza, y precisamente a continuación se puede ver un coche similar al suyo que conduce de manera errática hasta estrellarse y arder en llamas, sin supervivientes a la vista. El gag es que ha habido una elipsis y Los Simpson estaban viendo el accidente desde la comodidad de un motel de carretera, con Homer diciendo «Menos mal que no hemos sido nosotros». No parece importar que hubiera como mínimo un conductor en ese coche y seguramente una familia entera que no han salido con vida…

 

Herman tiene un lado oscuro que nadie conocía

El dueño manco de la tienda de armas ha terminado por quedar en el olvido, y seguramente bajo la misma tierra que «Encías sangrantes» Murphy o el doctor Marvin Monroe. Pero en el episodio «22 cortometrajes sobre Springfield» tras la parodia de una de las escenas de Pulp Fiction subyace un aspecto de Herman bastante más turbio del viejo loco de las armas de fuego que aparentaba ser.

¿Recuerdas algún otro momento oscuro de Los Simpson? 

 

Cerrar