Netflix nació por el motivo más estrambótico que puedas imaginar

No queda nadie en el planeta Tierra que no sepa lo que es Netflix, el servicio de streaming que está triunfando en todo el mundo desde hace unos años. Sin embargo, su inicio data del año 1998, cuando su creador, Reed Hastings, tuvo la idea que le llevaría al estrellato. Todo comenzó cuando tuvo que pagar una multa de 40 dólares a su videoclub más cercano por no haber devuelto durante mucho tiempo la película Apolo 13.

Fue entonces cuando Hastings pensó que debía haber otra manera de tratar el negocio del alquiler de películas sin tener que ir físicamente a un lugar, tal y como recoge el portal Verne. Hastings no tenía ni idea de tecnología, hasta el punto de que le tuvieron que explicar qué era un DVD. No obstante, él ya tenía la idea de crear un videoclub que mandase las películas por correo ordinario en lugar de hacer que el cliente se desplazase.

En lugar de las 24 ó 48 horas que permitía un videoclub tradicional, Hastings y su socio permitían que el cliente devolviera la película hasta una semana después de haberla recibido. Fueron ampliando sus servicios, permitiendo tener las películas durante más tiempo por una suscripción mensual o incluso dejando que el cliente alquilara toda una saga o la temporada entera de una serie para verlas en formato maratón, algo que tanto gusta ahora en Netflix. En el año 2007 empezaron a funcionar en streaming, sin depender del formato físico, y fue ahí cuando comenzó su meteórico crecimiento.

Publicaciones relacionadas

Cerrar