Netflix sigue alquilando películas en formato físico a día de hoy

No cabe ningún tipo de duda de que Netflix se ha convertido en el servicio de streaming más popular del mundo. Sus más de 120 millones de suscriptores en todo el globo lo ratifican, así como producciones de la calidad de Stranger Things, Altered Carbon o Dark. Es posible que sepas que el negocio de Netflix no empezó como un servicio online, sino que la plataforma de Reed Hastings empezó alquilando películas y mandándolas a domicilio para evitar el paseo hasta el videoclub tradicional.

Gracias a esta brillante idea comenzó a competir contra grandes cadenas de videoclubs como Blockbuster, que acabó cerrando sus puertas tras el triunfo del streaming, incapaz de competir con él. Lo que sí puede sorprenderte es saber que Netflix, a día de hoy, sigue ingresando dinero con el alquiler de películas en DVD y Blu-ray en formato físico, pues más de tres millones de usuarios siguen confiando en la vertiente más arcaica del servicio.

Así lo afirma el portal CNBC, que señala que en los lugares de Estados Unidos donde existe una mala conexión a internet (mayormente en pueblos pequeños) hay quien prefiere alquilar películas a Netflix antes que suscribirse a un servicio online al que probablemente no podrá tener un acceso adecuado. A ello también hay que añadir un segundo motivo incluso más importante: la variedad del catálogo de los alquileres.

Y es que, por lo visto, el catálogo de películas de Netflix es mucho más amplio en los DVDs y Blu-rays en formato físico que en todo el servicio de streaming de Estados Unidos. Durante el último año Netflix ingresó 56 millones de dólares gracias al alquiler de películas físicas, por lo que es bastante improbable que esta vertiente de su negocio desaparezca mientras siga generando beneficios al imperio de Reed Hastings.

Cerrar