No Solo Gaming: Dragon Ball Z, el Monopoly

Partiendo de la base de que actualmente estamos viviendo uno de los momentos más espectaculares en cuanto a la llegada de merchandising de Dragon Ball se refiere, podemos afirmar que quizás este mes de octubre esté siendo uno de los más importantes debido a las grandes novedades protagonizadas por Goku y sus amigos que se están lanzando al mercado español como por ejemplo el flamante primer tomo de Dragon Ball Super, un aluvión de nuevas figuras, el álbum de cromos o el impresionante Monopoly que esta vez se presenta ambientado en el mundo de Dragon Ball Z.

Por lo inusual, llamativo y simpático, uno de los productos que más está dando de qué hablar y más está atrayendo la atención de los fans es sin duda el conocidísimo Monopoly: Dragon Ball Z, juego producido por la empresa Eleven Force y que se distribuye de forma exclusiva en la cadena de tiendas GAME desde el pasado 3 de octubre a un precio de 39,95€. Por lo novedoso y por la importancia que tiene una serie del calado de Dragon Ball, esta semana le dedicamos nuestro No Solo Gaming a esta nueva y divertida versión del clásico Monopoly.

Aumenta tu nivel de poder. ¡En este episodio de Dragon Ball Z los Guerreros Z luchan en una batalla épica lanzando dados y comprando terrenos! ¡Recluta a guerreros legendarios como Goku, Vegeta y Gohan para ayudarte en la aventura de Monopoly: Dragon Ball Z! Conviértete en el guerrero más rico del mundo mientras lidias con el Ejército Red Ribbon y la Capsule Corp. ¡Amigos como Bulma y el Maestro Roshi te ayudarán en tu viaje hacia la grandeza! ¿Puedes hacerte con todos los terrenos y ser el más grande? ¡Descúbrelo jugando a Monopoly: Dragon Ball Z!

El juego de siempre, como nunca lo habías visto. A día de hoy, han sido casi incontables las distintas versiones que hemos podido ver de Monopoly basadas en varias ciudades famosas o incluso enmarcado dentro de distintas vertientes, siendo el ambiente friki uno de los más prolíficos últimamente escogiendo distintos títulos como base para nuevos juegos de mesa como por ejemplo el archifamoso videojuego Assasin´s Creed o la extensa y exitosa saga tanto de videojuegos como manga e incluso anime The Legend of Zelda. Los números deben cuadrar cuando se sigue apostando abiertamente por más versiones de tipo similar siendo el turno ahora de uno de los manga y animes más importantes e influyentes de la historia como es Dragon Ball.

Basándose en su segunda parte animada, es decir, en Dragon Ball Z tenemos un nuevo juego inmobiliario donde las fichas son recreaciones perfectas de metal de símbolos con un peso capital en la serie como son la bola de dragón de cuatro estrellas, una cápsula hoi-poi, el radar del dragón, la armadura de Vegeta, la espada de Trunks o el caparazón de Muten Roshi, por lo que tenemos seis espectaculares fichas con las que intentaremos hacernos dueño y señor del juego esperando que nuestros adversarios vayan cayendo en bancarrota.

Las habituales calles con las que suele contar Monopoly pasan a ser, en esta edición de Dragon Ball Z, nombres de los personajes más icónicos de la franquicia siendo Son Goku, por supuesto, la propiedad más cara que podemos comprar. A lo largo de las casillas, veremos al resto de personajes que están emparejados en grupos de tres como por ejemplo Yamcha, Krilín y Tenshinhan, los androides 16, 17 y 18 o las tres versiones del todopoderoso Célula. Al echar un vistazo a los personajes que aparecen en el tablero podremos ver que efectivamente es un juego de Dragon Ball Z pero totalmente enfocado en la Saga de Cell, de ahí que aparezcan personajes secundarios (y de relleno, ya que sólo aparecen en el anime) como los prescindibles discípulos de Mr. Satán. Quizás éste sea, junto a la transcripción de algunos nombres, el único lunar que se le puede poner a este divertidísimo juego, ya que al optar por centrarlo en esta saga se dejan fuera villanos de la talla de Freezer o Boo, u otros personajes que a pesar de su rol de secundario aportan mucho más y son más carismáticos para los fans como el gato Karin o el entrañable Yajirobee.

El resto de las casillas están muy bien integrados en el mundo creado por Akira Toriyama teniendo en las casillas de los transportes la icónica nube voladora (o nube kinton), la máquina del tiempo de Trunks, el coche de Goku o la nave de Capsule Corporation, importante corporación que tiene un peso vital en el juego (así como en la serie) siendo también uno de los mazos de cartas que se podrán ir recogiendo a lo largo de la partida. El otro mazo de acciones a realizar está protagonizado por el temible ejército Red Ribbon. Por supuesto, la moneda que se usa es, como no podía ser de otra manera, el zeni que como todo buen seguidor de la serie sabrá, es la moneda que se usa en el fantástico mundo de Dragon Ball.

Los diseños de la construcciones que podemos ir edificando no varía respecto a la versión clásica del juego pero cada vez que compremos alguna sabremos que en un principio estaremos comprando casas Kame para después poder transformarlas en cámaras del tiempo hiperbólicas y así poder ingresar mucho más dinero, teniendo esa agradable sensación de que han intentado cuidar hasta el más mínimo detalle para trasladar lo vivido en la serie al tablero de nuestro nuevo Monopoly. 

Aunque curiosa y sarcásticamente uno no puede dejar de pensar en que si hiciéramos la traslación en sentido contrario y las reglas del juego se instaurasen en la serie, el luchador más poderoso sería Mister Satán mientras que Son Goku y Son Gohan serían de los más perjudicados. Una simple anécdota simpática que a más de un fan se le habrá pasado por la cabeza.

Perfecto (auto)regalo para los fans de Dragon Ball. Esta nueva versión de Monopoly basada en el universo de Dragon Ball Z es sin duda todo un acierto, ya que sabe aprovechar perfectamente la esencia de la serie y el espíritu competitivo y de autosuperación de la misma para trasladarnos a unas batallas, que aunque se libren a un nivel distinto, igual de épicas y emocionantes haciendo las delicias de cualquier fan de esta grandiosa serie y que a buen seguro dará muchísimas horas de diversión mientras recorremos el maravilloso mundo de las bolas de dragón, y más si de fondo usamos música de la propia serie consiguiendo así una inmersión y epicidad aún mayor.

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Cerrar