No subas al transportador de la Enterprise, es un suicidio

No subas al transportador de la Enterprise, es un suicidio

Scotty, súbanos. O bájenos. O haga lo que tenga que hacer, pero llévenos desde esta plataforma a otro destino establecido destruyendo nuestros átomos, transfieriendo las capacidades cuánticas de éstos al punto de destino y recreando allí una copia exacta de nosotros mismos. Un momento, mejor pensado casi que preferimos tomar un transporte convencional, gracias. Guárdese su cabina de suicidio, que es lo que la física cuántica demuestra que es el método de teletransporte de Star Trek.

Un teorema formulado en la década de los noventa establece que no hay posibilidad de clonación en el teletransporte, o en otras palabras, que lo que aparezca en el punto de destino no puede ser exactamente igual a lo que se ha transportado en origen. Una teoría que explica este vídeo de Minute Physics y que destruye nuestros sueños de viajar a largas distancias en solo un instante. Aunque como poder, podríamos hacerlo, el inconveniente es que seguramente nuestro yo original sería destruido y a saber lo que se materializaría en el otro lado. Sabemos lo que no se materializaría: nosotros. En efecto, teletransportarse a lo Star Trek es un suicidio. ¿Habrá alguna manera efectiva?

Publicaciones relacionadas

Cerrar