Pokémon: La idea original del anime era que todos los Pokémon pudieran hablar

El pasado viernes 23 de marzo se estrenaba en Nintendo 3DS el videojuego Detective Pikachu, un spin-off que cambia los combates por la investigación junto con un roedor eléctrico con una propiedad muy especial: es capaz de hablar como un ser humano (más o menos). La voz de cuarentón que posee esta criatura es una idea que chirrió a muchos, sobre todo a los que hayan visto el último filme de la franquicia; pero es algo que tiene muchísimos años detrás, más de 20 para ser exactos.

La cifra escogida no es azarosa, es aproximadamente la edad que posee el anime de Pokémon, ese que ahora nos tiene frente a un Ash rejuvenecido y que está contando con más dosis de humor que nunca. La serie de animación basada en las criaturas de bolsillo iba a contar con un concepto muy distinto a lo que acabó llegando a las pantallas, y es que todos y cada uno de los monstruos que aparecieran iban a tener la propiedad de hablar como un ser humano.

Al menos esas eran las intenciones que tenían en el equipo de producción y de animación. De esta forma, se iba a demostrar una mejor comunicación entre humanos y monstruos y se ayudaría a que cualquier persona entendiera todo lo que pasaba, y en todo momento. Sin embargo, no fue algo del agrado de los grandes padres de las criaturas. A Game Freak este concepto no era algo que le atrajera demasiado, y tenían una razón tan simple como poderosa: la coherencia.

¿Por qué hablamos de coherencia? Porque en los videojuegos de Game Boy (Pokémon Rojo y Verde en Japón), que ya habían salido al mercado cuando se planteó el anime, ni uno de los monstruos de bolsillo se podía comunicar de forma directa con un humano usando su mismo vocabulario o su léxico. De hecho, cada uno tenía un grito que lo diferenciaba del resto, salvo excepciones como Parasect y Mewtwo en aquella primera generación. Introducir este factor en la serie habría roto por completo la unicidad entre ambos productos.

Este descarte fue algo que afectó a todo el planteamiento, pero del que quedaron pequeños restos en ejemplos como Meowth o incluso determinados legendarios de las películas de animación. Como más claro ejemplo tenemos a Mewtwo, cuyos poderes psíquicos eran la justificación con la que se explicaba que pudiera comunicarse mentalmente con las personas y el espectador pudiera oír su voz en la película donde era el principal antagonista.

Así, con esta idea descartada y en el tintero, 20 años más tardes se decidió reaprovecharla en cierta medida, planteando un videojuego en el que el principal reclamo fuera un Pikachu parlante. Ya se había tanteado la comunicación con este Pokémon en títulos como Pokémon Edición Amarilla o incluso Hey You, Pikachu!; pero esta vez la idea era llevarlo algo más lejos, dotándolo de una mayor expresividad y personalidad.

Resulta curioso ver la conexión entre este videojuego, Detective Pikachu, y una idea descartada a la hora de plantear el longevo anime de esta IP. El director y el productor de esta peculiar spin-off, Naoki Miyashita e Hiroyuki Jinnai, no han tenido problema en confirmar en más de una entrevista de dónde sacaron la idea, y es gracias a eso por lo que podemos saber que la serie que tantos años nos ha acompañado pudo ser brutalmente diferente. ¿Cómo habrían sido las cosas si hubiéramos tenido a Pokémon parlantes en la pequeña pantalla?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar