Sí, Dragon Ball nos ha parecido así alguna vez…

Afrontémoslo. Con Dragon Ball, especialmente en su segunda serie y una vez entrados en escena los Saiyan, más de una vez hemos tenido el déjà vu de Campeones, de esos partidos interminables en los que una media parte duraba dos semanas. Y con Goku pasa lo mismo, que a veces se toma su tiempo. Vísteme despacio que tengo prisa, debe pensar el luchador. Y para alguien que es el más fuerte del universo y que su único trabajo es pegarse con berracos ultrafuertes que amenazan el planeta, pues bien, pero por aquí tenemos una vida y cosas que hacer, oiga…

Por ello, en Dorkly nos recuerdan aquellos buenos, viejos… y lentos tiempos… con estas viñetas que recogen esos momentos puntuales de Dragon Ball Z en los que el ritmo era, por así decirlo, más bien pausado. Deja que Goku le muestre a su adversario su verdadero poder. Deja, deja. Sin prisa. Está bien, que vaya a su ritmo, tranquilo, no sea que se desconcentre y tenga que empezar otra vez. A ver si es para hoy, Goku… ¿Has sentido alguna vez esto viendo Dragon Ball?

Publicaciones relacionadas

Cerrar